Público
Público

Miriam Ocáriz investiga el volumen con colores densos

La diseñadora bilbaína presenta hoy sus propuestas invernales en el segundo día de Cibeles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Es una de las creadoras más personales de la Pasarela Cibeles. Llegó a la moda española para inundarla de un soplo de aire fresco, juventud y modernidad a través de un estilo que transforma la vanguardia en una feminidad cargada de contrastes y matices. Sus famosas ilustraciones, fruto de su formación en Bellas Artes, son el sello más característico de la creadora bilbaína, que tras diseñar la colección de mujer de Armand Basi, decidió centrar sus energías en su propia firma.


La colección que presenta hoy a las 18.00 horas en Ifema recoge tanto sus principio creativos, como las exigencias del mercado: “Cada vez las colecciones de inviernos son más compactas, depuradas y limpias de forma. Trabajo el volumen, en contraste con lo lánguido. Me muevo entre lo masculino y femenino, entre lo rígido y lo liviano. El color es más contenido y denso que en otras ocasiones”.


¿Jóvenes marginados?
Después de desfilar en Barcelona, regresó hace un par de temporadas a la pasarela madrileña, donde sigue siendo uno de los grandes referentes del certamen. “Aunque la repercusión mediática de Cibeles sigue siendo muy parecida, sí es cierto que el ingreso de gente más joven ha permitido una mayor modernización de la pasarela. Aunque están un poco marginados: casi todos desfilan el último día”. Miriam nunca se olvida de sus orígenes, no en vano ella, junto con otros compañeros de generación, fueron los primeros en introducir en España las últimas corrientes creativas que recorrían las grandes capitales de la moda, donde la estética personal, única e intransferible rompía los márgenes comerciales y masivos que habían dominado la moda de los noventa.


Aunque ahora su firma y su prestigio han crecido, advierte que esto también puede ser un arma de doble filo, porque “en mi caso, que estoy en un punto intermedio, es muy difícil seguir evolucionando, ya que en mi hueco de mercado la competencia es bastante elevada. Pero en general, sigue habiendo muchas ganas de trabajar y gente muy creativa dispuesta a darlo todo”. Ocáriz desea crecer, pero con paso firme y sabiendo muy bien lo que hace. “Espero volver a lanzar mi línea masculina. Me atrae mucho la idea, pero no tengo prisa: las cosas hay que hacerlas bien”.


Por una parte la diseñadora deja proyectos en el camino pero, por otra, sigue avanzando con nuevosn retos, planteando ese crecimiento meditado en cada trabajo: “Voy a crear una línea de zapatos con Fosco bajo mi nombre, algo muy especial y que me hace mucha ilusión. También estoy preparando el lanzamiento de una gama de ropa para niñas, que me permitirá abrir nuevos mercados y diversificar negocio”. Con paso firme, sin prisa pero sin pausa, Ocáriz está cimentando las bases de un futuro aún más prometedor que su pasado.