Público
Público

La misión de la UE en Washington no es capaz de aclarar si se produjeron las escuchas

La europarlamentaria Teresa Jiménez Becerril destaca la actitud de "colaboración total" y la "transparencia" de EEUU, que "sigue estudiando" los casos de espionaje, horas antes de que terminen las reuniones entr

Publicidad
Media: 5
Votos: 1
Comentarios:

La misión de los parlamentarios europeos en Washington para recabar información sobre las presuntas escuchas de EEUU concluirá este miércoles, sin que la Administración Obama haya sido capaz de aclarar en un lapso de tres días si Estados Unidos espió a millones de ciudadanos del viejo continente y a decenas de líderes mundiales.

En conversación telefónica con Público, la eurodiputada del Partido Popular Europeo Teresa Jiménez Becerril, destaca la 'actitud de colaboración total y la transparencia' de las autoridades estadounidenses: 'Son los primeros que tienen interés en esclarecer los hechos', asegura Jiménez Becerril.

Sin embargo, y después de tres días de reuniones con varios representantes de la Inteligencia, el Senado o el Congreso de Estados Unidos, la misión europea no ha logrado cumplir su principal objetivo: confirmar o desmentir las informaciones destapadas por el exanalista de la CIA Edward Snowden sobre las escuchas de la Inteligencia estadounidense.

Becerril: 'No es que no lo hayan confirmado, es que todavía no hay confirmación'

'No es que no nos lo hayan confirmado, es que todavía no hay confirmación', defiende Jiménez Becerril. Tras insistir en la pregunta de si han pedido confirmación a Washington sobre el presunto espionaje, la eurodiputada es rotunda: 'Por supuesto, todo el tiempo, lo están estudiando'.

En esta línea, y teniendo en cuenta el todavía presunto espionaje de Washington, Becerril se muestra contraria a la paralización siquiera temporal del Tratado de Libre Comercio que supondrá la eliminación de barreras arancelarias (económicas) y no arancelarias (regulativas) en las relaciones empresariales entre Estados Unidos y el Viejo Continente, adoptando la misma postura que la canciller alemana Angela Merkel y los principales líderes europeos, especialmente los vinculados a las formaciones conservadoras.

La respuesta de Jiménez Becerril es clara: 'No debemos paralizar el tratado. Creo que es un error parar los tratados que están funcionando bien, sean SWIFT, PNR, o el Tratado de Libre Comercio'.

Por su parte, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, se ha mostrado favorable a la paralización del tratado, tras las últimas revelaciones sobre el espionaje de la NSA: 'Seamos honestos, si vamos a unas negociaciones y tenemos la sensación de que las personas con las que negociamos saben todo lo que queremos tratar antes, ¿cómo vamos a confiar?' cuestiona Schulz.

'No debemos paralizar el Tratado de Libre Comercio', asegura la eurodiputada del Partido Popular

Del mismo modo, los diputados europeos López Aguilar (PSOE) y Willy Meyer (IU), consultados por este diario, han insistido en la necesidad de retrasar la firma de este tratado. 'El acuerdo no puede completarse con un quebranto de la confianza tan grave como éste', afirma el eurodiputado López Aguilar, modificando así la posición del Partido Socialista en relación al tratado que anteriormente avaló junto con el Partido Popular.

Meyer ha ido un paso más allá, al resaltar 'la reacción de sorpresa de la mayoría de los estados de la Unión Europea ante el espionaje', que considera 'hipócrita'. 'Más, cuando los servicios de seguridad de la UE están subordinados a los de Estados Unidos por decisión de Europa', asegura el eurodiputado de Izquierda Unida.

'Hemos venido a preguntarles [a las autoridades estadounidenses] a hablarles, a trasladarles la preocupación ciudadana por el espionaje', resume Becerril. 'La agenda está llena, se empieza a las 7 de la mañana y se termina a las 9 de la noche. Hemos estado con el presidente de la Comisión de Investigación de la Cámara de Representantes, Mike Rogers, con la presidenta de la Comisión de Investigación del Senado, Dianne Feinstein, con el secretario del Departamento de Seguridad de Estado —el equivalente al viceministro del Interior—, con el Departamento del Tesoro para hablar de SWIFT, o el presidente del Consejo de Supervisión de Libertades Civiles y Derecho a la Intimidad', enumera la eurodiputada. Becerril añade que la delegación de la UE también ha podido conversar con congresistas demócratas y republicanos, con empresas privadas de la talla de Apple, y este miércoles se reunirá con representantes de la sociedad civil estadounidense.

Con quien no se han reunido es con el director de la NSA, Keith Alexander, que rechazó el encuentro con la misión europea sin que hayan transcendido los motivos que le llevaron a tomar esta decisión.

Meses después de que el exagente de la CIA Edward Snowden destapase las escuchas de la inteligencia estadounidense, siguen saliendo nuevas informaciones relacionadas con el espionaje de la NSA. La interceptación de 60 millones de comunicaciones en España, 46 millones en Italia o las escuchas de cerca de 70 millones de llamadas en Francia, sumadas a la lista de líderes mundiales espiados por EEUU —entre los que se encuentra la propia canciller Merkel— parecen la punta del iceberg que constituyen las millones de operaciones de la NSA, sobre las que la Administración Obama aún no ha emitido una respuesta contundente, como tampoco lo ha hecho el Gobierno español.