Público
Público

El misionero irlandés Michael Sinnott se encuentra muy débil y desorientado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El misionero irlandés Michael Sinnott que fue liberado hoy después de un mes secuestrado en el sur de Filipinas se encuentra "muy débil y parece desorientado", indicaron fuentes militares.

Sinnott, de 79 años, declaró a los medios filipinos que no guarda rencor a sus secuestradores, que le trataron bien y le enseñaron su ideología.

"El secuestro y el traslado a la embarcación fue duro, pero después me han tratado muy bien", manifestó el religioso al programa Umagang Kay Ganda, de la televisión filipina.

El misionero señaló que ahora seguirá la recomendación de sus superiores y se realizará una revisión médica completa en Manila, adonde se espera llegue en unas horas, antes de tomar otras decisiones.

Sinnott fue entregado a las autoridades por la organización islámica Frente Moro de Liberación Islámica (FMLI), a algunos de cuyos miembros el Gobierno de Filipina ha acusado de estar detrás del secuestro.

El Ejecutivo filipino no ha mencionado el pago de ningún rescate por la liberación del misionero, pese a que los secuestradores pidieron a través de un vídeo el mes pasado dos millones de dólares.

Un grupo de seis hombres armados capturó al misionero irlandés el pasado once de octubre en la localidad de Pagadian, a unos 830 kilómetros al sureste de Manila.

Éste es el tercer secuestro de un sacerdote irlandés en Filipinas en el área de Lanao y Mindanao Occidental en los últimos doce años: primero fue Desmond Hartford (1997) y después Rufus Halley (2001).

Halley murió de un disparo en la localidad de Malabang, en Lanao, de acuerdo con los datos la organización Defensor de la Paz en Zamboanga, cuyas siglas en inglés son PAZ.

Hace dos años, el sacerdote italiano Giancarlo Bossi fue secuestrado en el sur de Filipinas y su cautiverio duró 40 días.