Publicado: 06.03.2014 14:09 |Actualizado: 06.03.2014 14:09

La mitad de los futuros jubilados confía en poder vivir sólo de su pensión

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La mitad de los futuros jubilados (51%) confían en pasar una vejez tranquila sólo con la pensión pública que les corresponda una vez terminada su vida laboral, según el estudio Envejeciendo: miedo al futuro elaborado por la consultora Nielsen. El resto de los españoles creen que no será suficiente con la pensión pública, por lo que tendrán que recurrir a sus ahorros e inversiones (28%), a sus planes de pensiones (12%), a la ayuda de sus familiares (4%) y a otras fuentes de financiación (5%).

En un comunicado, la consultora explica que el 44% de los españoles no sabe si dispondrá de suficiente dinero para vivir de manera tranquila, en tanto que el 33% desconoce si podrá costearse eventuales gastos médicos. Los datos registrados en España coinciden con los de sus países vecinos, ya que, de media, el 49% de los jubilados europeos tienen previsto costear su vejez a través de la pensión del Gobierno. La mayoría de los españoles, el 53% de ellos, considera que vivirá peor que sus padres durante la vejez, una tasa que asciende al 56% en el caso de la media europea, lo que pone de manifiesto que la situación de crisis e incertidumbre que atraviesa Europa "está calando en la mentalidad de sus ciudadanos".

En cuanto a la edad a la que podrán jubilarse, el 38% de los españoles se muestra "optimista" y considera que podrá retirarse entre los 60 y 65 años, mientras que casi el 40% piensa que podrá hacerlo a partir de los 66 años, sobre todo, tras las últimas reformas del Gobierno, aunque "les gustaría hacerlo antes". El principal miedo de los españoles de cara a la jubilación es la pérdida de agilidad o facultades mentales, algo que, junto a la capacidad de ser autosuficiente a la hora de alimentarse, asearse o vestirse, inquieta al 70 % de los futuros pensionistas.

Esta tasa es superior a la del resto de países de la UE, donde los jubilados del futuro se muestran más preocupados por su deterioro físico. Otro aspecto que preocupa especialmente a los futuros jubilados españoles (al 58 % de ellos) es llegar a convertirse en un estorbo para familiares y amigos, en línea con una mentalidad más familiar típica de los países mediterráneos. Así, sólo un 8 % de los españoles quiere vivir con sus hijos en su vejez, mientras que el 39 % dice que lo hará con su pareja, el 33 % se decantará por una residencia o centro asistido y, sólo un 13 % dice que vivirá en su propia casa con ayuda de un profesional.