Público
Público

Mitchell presionará hoy a Netanyahu en el tema de los asentamientos judíos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, se entrevista hoy en Londres con el enviado especial de EEUU para Oriente Medio, George Mitchell, quien le presionará para que Israel ponga fin a la construcción de nuevas colonias judías en los territorios palestinos ocupados.

En las conversaciones que mantuvo el martes con el primer ministro británico, Gordon Brown, Netanyahu se comprometió a que no continuaría esa expansión territorial como contribución a la paz entre Israel y los palestinos y aseguró que su Gobierno "avanzará" hacia la solución de ese espinoso tema.

"Con ayuda de nuestros amigos de Estados Unidos, Gran Bretaña y de otras partes, creo que podemos lograr progresos que desmientan a los cínicos y sorprendan al mundo aunque nada podrá sustituir un liderazgo valiente por parte de todos", dijo Netanyahu, quien invitó a los dirigentes palestinos a ser ese tipo de líderes.

Desde la llegada de Barack Obama a la Casa Blanca, el Gobierno de EEUU no ha dejado de presionar a Netanyahu para que ponga fin a la continua expansión de las colonias israelíes, algo en lo que ha insistido, volvió a insistir ayer también el primer ministro británico.

"Le dejé claro (a Netanyahu) que ese tipo de actividad es un problema para la solución de los dos Estados (el israelí y el palestino) aunque estoy cada vez más confiado en que hay voluntad auténtica de progreso y en que la suspensión de esos actividades puede significar un paso importante hacia la normalización de las relaciones por parte de los Estados árabes", dijo Brown.

El Gobierno israelí ha reiterado la necesidad de que los asentamientos sigan su proceso de "crecimiento natural" de forma que las familias israelíes no se vean divididas al suspenderse su construcción.

Según el diario británico "The Guardian", Obama ofrecerá a Netanyahu un pacto por el que su Gobierno se comprometerá a adoptar una línea mucho más dura contra Irán, que incluiría la imposición de estrictas sanciones, a cambio de que Israel ceda a su vez en el tema de las colonias judías.

De acuerdo con el periódico, Washington esperará que Israel acepte al menos una suspensión "parcial" de la construcción de nuevos asentamientos ya que, según un funcionario norteamericano implicado en las negociaciones, "Irán constituye una amenaza existencial para Israel, algo que no cabe decir de los asentamientos".

Las negociaciones en torno al nuevo plan norteamericano para Oriente Medio han entrado, según The Guardian, en una fase muy avanzada hasta el punto de que Francia y Rusia han ofrecido a EEUU la posibilidad de organizar en sus territorios una conferencia de paz.

Obama podría anunciar el plan bien durante la Asamblea General de la ONU en la semana que empieza el 23 de septiembre o en la cumbre de los países del G20, que se celebra en Pittsburgh (EEUU), los días 24 y 25 de ese mismo mes.

Según el periódico, el presidente norteamericano quiere hacer el anuncio teniendo a su lado al primer ministro israelí y al líder palestino, Mahmud Abbas, así como a los jefes de Estado del mayor número posible de países árabes.

De acuerdo con The Guardian, Obama quería haber anunciado el plan antes del comienzo del Ramadán, el pasado fin de semana, pero no logró completar las negociaciones con los israelíes y los Estados árabes.

A cambio de la adopción de sanciones internacionales más duras frente a Irán por su programa nuclear, prioridad absoluta en este momento para los israelíes, y de un proceso de normalización por parte de los Estados árabes, Israel se comprometería a una moratoria temporal y parcial de la expansión de sus asentamientos.

Esto permitiría a la Casa Blanca anunciar el inicio de conversaciones sobre las futuras fronteras entre Israel y el Estado palestino, que Israel quiere totalmente desmilitarizado, el futuro de Jerusalén y la suerte de los refugiados palestinos que viven hoy en la diáspora.