Público
Público

Mitsui y Tokyo Gas adquieren los activos que quisieron comprar hace dos años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las compañías japonesas Mitsui & Co. y Tokyo Gas han visto en el proceso de desinversión de Gas Natural en México la oportunidad ideal para hacerse con los activos que quisieron comprar hace dos años y que finalmente adquirió la empresa catalana.

Fuentes del sector han indicado a Efe que han sido las empresas niponas las que "han ido a buscar" a Gas Natural, que ha visto la posibilidad de vender parte de sus activos a Mitsui y Tokyo Gas como "una oportunidad de mercado que no se podía dejar escapar".

Gas Natural ha anunciado hoy un acuerdo con estas dos compañías para vender parte de sus activos de generación eléctrica en México por valor de unos 1.225 millones de dólares, en el marco del proceso de desinversiones anunciado al mercado para reducir la deuda generada por la compra de Unión Fenosa.

El acuerdo para la desinversión en México incluye cinco plantas de generación, con una capacidad total de 2.233 megavatios (MW), además del gasoducto del Río y de la sociedad de servicios Compañía Mexicana de Gerencia y Operación.

Hace dos años, tanto Gas Natural como Mitsui y Tokyo Gas optaron a la compra de estos activos, aunque las firmas niponas, que ya tenían presencia en México, "se quedaron a las puertas" de lograrlo, pues finalmente fue la gasista con sede en Barcelona la que se hizo con ellos.

Sin embargo, la compra de Unión Fenosa ha llevado a Gas Natural a ver duplicados sus activos en México y a plantearse entonces un proceso de desinversión en ese país para reorganizar su negocio de generación y equilibrar su cartera de inversión.

Mitsui & Co. y Tokyo Gas han aprovechado este proceso para adquirir los activos que intentaron comprar hace un par de años.

Pese a la operación de desinversión acordada hoy, Gas Natural continuará teniendo una presencia "fundamental" en el mercado energético mexicano, donde mantendrá su negocio de distribución de gas y una potencia instalada de 1.570 MW, más otros 500 MW que estarán operativos a principios de 2010.

"La empresa no se quiere ir de México, todo lo contrario, pero ha tenido una oportunidad que no podía rechazar", han subrayado las mismas fuentes.