Público
Público

El momento de la terapia hormonal modifica el riesgo de demencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La terapia de reemplazohormonal (TRH) ayudaría a proteger a las mujeres de más de 40años de desarrollar demencia en algún momento, pero demorar elinicio de la terapia podría tener el efecto inverso, publicaAnnals of Neurology.

Según el equipo de la doctora Rachel A. Whitmer, de KaiserPermanente de California del Norte, en Oakland, los resultadoscoinciden con la teoría de la ventana crítica, que sostiene queel estrógeno protege la salud neurocognitiva sólo si se utilizadurante o inmediatamente después de la menopausia.

Tomar estrógeno años después de la menopausia no aportabeneficio alguno y hasta podría ser dañino.

Los autores analizaron datos de más de 5.500 mujeres quedijeron estar en la menopausia durante distintos controlesmédicos entre 1964 y 1973.

En 1999, ninguna de esas mujeres había desarrolladodemencia. Pero si lo hizo el 27 por ciento entre 1999 y el2008.

Con la información de las bases de datos de los planes desalud y de las farmacias, el equipo pudo determinar que,comparadas con las mujeres que nunca habían usado TRH, las quela utilizaron a mediana edad (48,7 años en promedio) teníanmenos riesgo de desarrollar demencia.

En cambio, las mujeres que la utilizaron más adelante (76años en promedio) tuvieron un aumento del riesgo de desarrollardemencia. Ese riesgo creció aún más en las usuarias mayores conun accidente cerebrovascular.

Las mujeres que utilizaron TRH en ambos períodos(perimenopausia y años después) tuvieron el mismo nivel deriesgo aquellas que nunca habían tomado las hormonas.

Y estos resultados fueron independientes de las diferenciassociodemográficas, la realización de una histerectomía, lacantidad de hijos, las comorbilidades vasculares y otrosfactores confundentes.

El equipo sostiene que los futuros enfoques demandaránensayos clínicos en los que la TRH comience en la etapaperimenopáusica o la posmenopausia, con marcadores indirectosde demencia, como la función cognitiva.

FUENTE: Annals of Neurology, online 12 de noviembre del2010