Público
Público

Moncloa celebra el "aval al núcleo del Estatut"

El PP se consuela argumentando que "el TC ha cuestionado en torno a 50 artículos de calado"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno y el PSOE salieron en tromba a ganar la batalla de la interpretación de la sentencia. Sus portavoces, María Teresa Fernández de la Vega y Leire Pajín, comparecieron en dúplex para defender que el Tribunal Constitucional 'ha avalado la práctica totalidad del Estatut', con 'una derrota en toda regla' de las tesis del PP. El partido recurrente prefirió tomar algo más de distancia y su portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría, se mostró más contenida y apeló a 'la prudencia' antes de emitir un juicio global.

En la Moncloa se recibió el fallo con indisimulada alegría. 'Es mucho mejor de lo que hubiéramos podido imaginar', dijeron fuentes próximas al presidente de su contenido. 'Frente a la enmienda a la totalidad que presentó el PP, la sentencia deja claro que el Estatut se integra perfectamente en nuestra Constitución y en el estatuto de autonomía; confirma el avance en las reformas estatutarias que siguieron la senda de este texto; y da fuerza, estabilidad y garantía de duración al pacto político que representa el Estatut', resumió Fernández de la Vega.

Para extraer una lectura favorable se hicieron toda clase de análisis. Así, por ejemplo, se calculó que de las 38.650 palabras que tiene el Estatut, 'el PP impugnó más de 16.300 y la sentencia declara inconstitucionales poco más de 350, de modo que refrenda la constitucionalidad del 99% del texto'. O que el tribunal ha avalado el 92% los 187 preceptos impugnados por el PP 136 artículos con distintos apartados.

Pero, más allá de estas cuentas, desde el Ejecutivo se sostiene que el fallo 'confirma la plena constitucionalidad de todos los elementos que forman el núcleo del Estatut', en unos términos que implican 'un espaldarazo a los avances del Estado de las autonomías, a la realidad del Estatut y al desarrollo que de él hemos hecho'. Y todo ello con unos márgenes en las votaciones internas que refuerzan 'la legitimidad' de la sentencia.

Así, Fernández de la Vega apeló a la 'cuádruple legitimidad' del Estatut -Parlament, Cortes, los catalanes en referéndum y ahora el TC-,a pesar de que el PP 'aventuraba poco menos que una liquidación de nuestro modelo de Estado'.

La mayor inquietud en la Moncloa era ayer la reacción del PSC, con cuyo líder, José Montilla, hablaron José Luis Rodríguez Zapatero y María Teresa Fernández de la Vega. En la dirección del PSOE se cree que el PSC se pasó de rodada al cuestionar la legitimidad del Tribunal Constitucional, de modo que ahora tendrá dificultades para reconocer el valor político del fallo y asumir su defensa. En un intento de poner la venda antes que la herida, la vicepresidenta primera subrayó: 'Cuando habla la Justicia, no caben más dudas, vaticinios ni pronunciamientos'.

Cuando se le preguntó a Soraya Sáenz de Santamaría si su partido se sentía derrotado, la dirigente conservadora se escudó en que eso dependía de a quién se escuchara por parte del PSOE. Confesó que le había 'sorprendido' que la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el presidente catalán, José Montilla, interpretaran el fallo de forma 'radicalmente opuesta y contradictoria'. A su juicio es un síntoma de que 'probablemente ninguna de las dos posturas es la correcta, ni la acertada'. 'En el término medio está la virtud', señaló.

El PP compareció con un tono más agridulce. Ni rastro de entusiasmo. Más bien cautela, a la espera de un análisis más detallado del fallo. Los conservadores se consolaban explicando que 'en parte' les 'han dado la razón'. Saénz de Santamaría resaltó en varias ocasiones que el Constitucional 'ha estimado buena parte del recurso planteado por el PP y ha cuestionado en torno a 50 artículos de calado del Estatut'. Con ello, según destacó, se cumplía el objetivo de su partido: lograr que la reforma se ajustara plenamente a la Carta Magna. También con ello daban por justificado que el PP presentara el recurso. 'Hemos cumplido con nuestra obligación', proclamó.

La responsable del Grupo Popular, que salió a dar la cara en nombre de la dirección, reclamó al resto de fuerzas políticas 'una lectura sosegada, equilibrio, prudencia, responsabilidad y moderación'.

Durante su intervención, acompañada por Javier Arenas y Federico Trillo, Santamaría dijo que su formación 'acata y respeta' la sentencia y se mostró convencida de que el resto de fuerzas políticas hará lo mismo. Sáenz de Santamaría parecía muy satisfecha a nivel personal porque ella se empeñó con el tema del blindaje y, en ese sentido, el Estatut se veía 'muy afectado'.

En cuanto a lo del término nación en el Preámbulo trataban de quitarle hierro al asunto argumentando que con ello se dejaba 'bien sentado' que 'sólo la nación española tiene carácter vinculante y jurídico'. 'Una de las cosas que había reclamado el Partido Popular', defendió.