Público
Público

Mondragón no rescata a Fagor

El Consejo General de la Corporación Mondragon no ve viable la propuesta presentada por la cooperativa y asegura que los recursos financieros que demanda no servirían para garantizar su futuro. La CNMV suspende este jueves su cotizaci&o

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Han sido dos semanas de incertidumbre desde que Fagor Electrodomésticos anunció su preconcurso de acreedores, pero este miércoles, la Corporación Mondragón (MCC) ha zanjado las dudas al afirmar que no aportará la financiación que la cooperativa fabricante de electrodomésticos había solicitado.

El primer grupo empresarial de Euskadi deja caer a la empresa que ha sido insignia del cooperativismo y una de las más importantes del grupo. El Consejo General de la Corporación Mondragón no ve viable la propuesta presentada por Fagor Electrodomésticos, y por unanimidad, ha decidido que el proyecto no responde a las necesidades del mercado y que los recursos financieros que demanda no servirían para garantizar su futuro empresarial.

Ante esta situación, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha suspendido cautelarmente la negociación de las emisiones de renta fija de Fagor Electrodomésticos este jueves alconcurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre dicho valor.

Tanto el Consejo Rector como el Consejo Social de Fagor habían recordado este miércoles de que se necesitaban 150 millones de euros para reflotar la compañía. De lo contrario, avisaban, el concurso de acreedores sería inevitable y, con él, el cierre de las 13 plantas que tiene en cinco países, cinco de ellas en Euskadi.

Para MCC, Fagor - y su filiar Edesa- ya 'no se ajusta a la necesidades del mercado' y cree que inyectarle más dinero no serviría más que para alargar la agonía. En su comunicado, el conglomerado de empresas y cooperativas recuerda que en los últimos años ha concedido repetidas ayudas a Fagor -70 millones fue la última aportación el pasado mayo- a través de otras cooperativas y diversos instrumentos financieros, en concreto 300 millones de euros.

Con 56 años de historia, esta mítica cooperativa queda abocada al cierre tras unos años difíciles. En 2012 tuvo unas pérdidas de 89 millones de euros como consecuencia de la caída del consumo, de la inversión destinada a la expansión internacional y del proceso de adaptación a la nueva realidad de los mercados. También facturó un 9% menos que el año anterior, 1.167 millones. Entre enero y junio de 2013 perdió 66,8 millones de euros, frente a las pérdidas de 22,5 millones en el mismo periodo del ejercicio precedente. Esto unido a la deuda de 830 millones dejaba a la compañía en una situación más que frágil.

Ahora que la suspensión de pagos es un hecho, queda saber cuál será el futuro de los más de 5.000 trabajadores con los que cuenta. Según explica Mondragón, la corporación pondrá en marcha todos los mecanismos de solidaridad necesarios para reducir al máximo el impacto en el empleo. Se habla de una posible recolocación de cerca de 1.600 socios en otras cooperativas del grupo, pero ni siquiera fuentes de Consejo Rector de Fagor han podido aportar a Público una cifra concreta, al menos hasta que se ponga en funcionamiento la Oficina de Empleo corporativa.

La pasada semana, fuentes de la corporación informaron a Público de que MCC aportaría 50 millones de euros a este efecto. Este miércoles han recordado que pondrán en marcha todos los mecanismos de solidaridad necesarios para reducir al máximo el impacto en el empleo. Pero es inevitable que muchos trabajadores, sobre todo si no son socios cooperativistas, pasen a engrosar las cifras del paro.

Desde el Gobierno autonómico también han reaccionado a la noticia anunciando que, desde los límites legales de la UE, trabajarán conjuntamente con la MCC y Fagor para apoyar 'cualquier alternativa de solución que contribuya a minimizar el impacto social y económico' del cierre de esta empresa. el Ejecutivo de Iñigo Urkullu ha asegurado comprender el 'desanimo de los socios y trabajadores' de la empresa y se ha mostrado consciente de los 'negativos efectos en el empleo y en la economía que puede provocar' el fin de la actividad de la misma.

Lo que sí ha dejado claro el grupo es que este cierre no tendrá repercusión en las demás cooperativas de la Corporación y recuerda 'no se trata de holding empresarial', sino de 'una asociación de cooperativas autónomas e independientes entre sí' y que 'la responsabilidad de la gestión de los negocios recae enteramente en cada una de ellas'.MCC también incide en que no supone el agotamiento del modelo cooperativista y se ha ratificado en su 'apuesta por este modelos'.

'Al igual que se ha hecho a lo largo de sus casi 60 años de historia, las cooperativas asociadas a Mondragón sabrán sobreponerse a esta difícil situación a través de decisiones empresariales de adaptación a los mercados y mediante la utilización de todos sus mecanismos e instrumentos de solidaridad',concluye el grupo en su comunicado.