Público
Público

Monjes budistas se concentraron ante periodistas en su gira por Tíbet

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Unos 20 monjes del monasterio de Labrang, en la prefectura tibetana de Gannan, se concentraron hoy durante unos minutos ante un grupo de periodistas, entre ellos varios extranjeros, que realizan una gira por Tíbet organizada el Gobierno chino, informó la agencia oficial Xinhua.

El incidente ocurrió cuando los monjes salieron repentinamente de una de las edificaciones del monasterio y se congregaron en la plaza frente a los reporteros durante cinco minutos, se retiraron.

La visita, en la que participan una veintena de periodistas, entre ellos 11 extranjeros de medios como la televisión de EEUU ABC, Reuters y Asashi, "se reanudó pronto tras la interrupción", según informó Xinhua, que no dio más detalles sobre qué ocurrió durante los cinco minutos de reunión.

Situada en la provincia nororiental de Gansú, Gannan fue escenario de disturbios a mediados de marzo en los que, según la versión oficial china, 94 personas -de ellas 64 policías, 27 policías armados, dos funcionarios gubernamentales y un civil- resultaron heridas en los ataques de tibetanos.

El incidente de hoy es similar al que ocurrió a finales de marzo, cuando un grupo de monjes del monasterio de Johkang, en Lhasa, capital del Tíbet, protestaron durante otra visita organizada por Pekín a la que invitó a 26 periodistas.

En aquella ocasión, los monjes gritaron "Tíbet libre" y otras consignas, acusaron a las autoridades chinas de tenerles recluidos y expresaron su apoyo al Dalai Lama.

Grupos tibetanos denunciaron que, tras las protestas, China castigó e incluso ejecutó a algunos de los responsables, aunque el presidente del gobierno tibetano, Qiangba Pungco, lo negó hoy en conferencia de prensa.

"Nosotros no ejecutamos a los monjes por tener diferentes opiniones. Somos un país regido por la ley. Es diferente si están implicados en delitos graves", afirmó.

Según el dirigente tibetano, la mayoría de los monjes no están implicados en los disturbios del pasado marzo pero "algunos sí que participaron e incluso los lideraron. Los implicados en delitos serán castigados por la ley pues también son ciudadanos".

"Los monasterios deberían ser lugar de meditación. Y los lamas deberían mejorarse a sí mismos durante su estancia en ellos. Pero los templos se han convertido en origen de las revueltas y eso no cumple las normas del budismo ni de la ley", señaló.

Tras los disturbios tibetanos iniciados en Lhasa, Pekín expulsó a todos los periodistas extranjeros de Tíbet.

Qiangba Pucong reiteró hoy que la medida fue para la seguridad de los reporteros, y afirmó que los viajes para la prensa están ya abiertos siempre que "cumplan los requerimientos y normas del Gobierno".