Público
Público

El 'monstruo' negocia una entrevista exclusiva tras el juicio

Josef Fritzl dará su propia versión de los hechos en una entrevista con una agencia británica que podría producirse en prisión dentro de dos meses  

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Josef Fritzl, el austríaco de 73 años que mantuvo a su hija encerrada en un sótano durante 24 años período en el cual la violó repetidamente, y quien se ha declarado culpable de todos los cargos ante el tribunal que le juzga en Viena, ofrecerá su propia versión de los hechos en una entrevista que ofrecerá a una agencia cuando el juicio finalice.

La agencia británica de Noticias Central European News CEN, cuyas oficinas se encuentran en Viena, se ha puesto en contacto con el abogado de Friztl, Rudolf Mayer, quien se ha ofrecido a buscar un 'comprador' para la entrevista que tendría lugar dentro de dos meses en prisión.

Michael Leidig, el propietario británico de la CEN ha explicado al diario The Guardian que su agencia se ha ofrecido a mediar en el acuerdo al que llegue el abogado con el medio de comunicación que publique la entrevista. Este acuerdo, del que aún se desconocen las cifras, podría estar valorado en miles de euros.

Por su parte, Leidig ha desmentido las informaciones de que la entrevista podría haberse vendido por un millón de euros, y ha añadido que su intención es que el dinero final vaya a parar a la hija de Fritzl, Elisabeth , para ayudarla a construir una nueva vida lejos de la opinión pública.

'Es una oportunidad para poner fin a esta locura mediática. Hay gente que paga miles de euros por entrevistas con familiares lejanos. Con esto se puede poner dinero a disposición de Elisabeth y darle la oportunidad que nunca ha tenido', ha explicado Leidig.

Aunque ha confirmado que varios periódicos y otras compañías mediáticas han mostrado 'un gran interés' por la entrevista, destaca que 'hay que esperar a que acabe el juicio para ver qué pasa'.

Por ello, el periodista, quien ya cubrió ampliamente el caso de Natascha Kampusch, se apresuró a asegurar que ni él ni su agencia recibirán ningún honorario por esta gestión entre el abogado y los medios de comunicación interesados, sino que simplemente ha seguido muy de cerca el caso de los Fritzl.