Público
Público

Montilla abre la veda contra CiU por la financiación

El líder del PSC ataca el pesimismo de Mas y sus ganas de que la negociación fracase

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No saben cuando será. Pero en el PSC no contemplan mas que un acuerdo de financiación. Y está claro que CiU ya ha decidido, así lo admitió Artur Mas, que no lo bendecirá. Que lo criticará e intentará reabrirlo si llega al Govern. Por eso antes de cerrar la carpeta negociadora con Madrid José Montilla ya se apresuró este sábado a abrir otra: la de la batalla de opinión pública que cuando haya pacto se abrirá de inmediato en Catalunya para juzgar si es o no bueno.

Y lo hizo abriendo, en el consejo nacional de su partido, la veda política contra CiU. A los de Mas les acusó de estar instalados en una actitud “pesimista”  que les lleva a “cifras imposibles” (el líder de la oposición fijó en 5000 millones por año el rendimiento adicional del nuevo sistema) para justificar su posición.

Montilla y el PSC son conscientes de la importancia no sólo de que cuaje la idea de la bondad del acuerdo, sino sobre todo de la necesidad de deslegitimar el discurso de una CiU que les aventaja en los sondeos y cuyos mensajes y entornos poseen una capacidad nada despreciable de desestabilizar a ERC. Y de la lectura que del pacto hagan sus socios dependerá la cohesión del tripartito.

De ahí que este sábado el primer secretario del PSC se empleara a fondo pese a que la semana ha estado presidida por el acuerdo “de país” con CiU sobre la nueva Ley de Educación Catalana. Montilla aseguró que ese consenso fue “una excepción” y garantizó que trabaja “para un acuerdo que será bueno”.

Por contra, afirmó, CiU sigue abonada a unas políticas “de derechas, con algo de épica pero con pocos resultados”. Y es que según el president las peticiones “imposibles” de CiU sólo persiguen hacer caer el gobierno catalán y el español.

A Montilla le dio respuesta el número dos de CDC Felip Puig, que le acusó de poner más empeño en cargar contra CiU que “en plantar cara a Zapatero”. Intuyó un “mal presagio” en la “agresividad” de un Montilla que, según Puig, “falsea la realidad”.

A su vez, Joan Herrera, de ICV, señaló que Catalunya tiene “dos problemas”: CiU y el gobierno de Zapatero.