Público
Público

Montilla acatará "y hará cumplir" el fallo del Estatut

"Si le va mal a Catalunya, España se resentirá", advierte el presidente de la Generalitat. Emplaza a Mariano Rajoy a cambiar su actitud contra el Estatut "si no quiere llevar España a deriva"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Con el Estatut a la espera de diagnóstico en la camilla del Constitucional, el presidente catalán aunó ayer dos condiciones para tratar de hacer política y pedagogía. Su papel de líder del PSC le empujó a censurar 'el camino de irritación' recorrido por el PP en paralelo a la tramitación del texto catalán. Al mismo tiempo, su responsabilidad institucional le invitó a evitar declaraciones preventivas ante un posible revés en forma de sentencia. Aún así, y por si acaso, José Montilla advirtió lacónicamente de que habrá un 'pequeño problema' si el TC mutila finalmente el texto.

'La mayoría de los catalanes quieren ser partícipes' de una España constitucional 'que no nos exija ser cada día un poco menos catalanes para ser españoles'. Así apagó suspicacias, 'por enésima vez', sobre su actitud de espera ante la sentencia del Constitucional: 'Las instituciones tenemos el deber de acatarla, cumplirla y hacerla cumplir'. ¿Sea cuál sea? 'Aunque no la compartamos y la critiquemos', aclaró Montilla, 'porque hay quien confunde acatamiento con silencio resignado'. Sonaba a aviso. 'A quien quiera ver en mis palabras una amenaza o una presión sobre el Constitucional, le digo honradamente que actúa de mala fe', se anticipó el president de la Generalitat.

Avisa de que se reserva el derecho a criticar si el fallo no le satisface

Montilla no duda del encaje del Estatut en el marco constitucional. En una intervención en el Foro Europa Press en Madrid y ante tres miembros del Ejecutivo: Manuel Chaves, José Blanco y Carme Chacón, retrató a su territorio incardinado siempre en el conjunto de España. Desde esta ubicación, los efectos del juicio al Estatut trascienden más allá de las fronteras de su comunidad, según advirtió: 'Lo que conviene a Catalunya, conviene a España. Si le va mal a Catalunya, España se resentirá, no lo duden'.

'Lo que nos ha de unir es la defensa del Estatut Montilla lo nombró siempre en castellano, no hablar de retoques; eso sería tanto como admitir una sentencia que ninguno deseamos'. Pero la posibilidad está ahí. Pendiente de tres años y medio de deliberaciones del Constitucional.

El president no quiso hablar de recortes, 'sería admitir lo que no deseamos'

¿Qué ocurrirá si hay recortes? 'Tomaremos las iniciativas oportunas', se escabulló el president de la Generalitat, dispuesto a defender el texto catalán 'en su integridad'. Desde esa consigna, Montilla sorteó las filtraciones que cuestionan, por ejemplo, el encaje constitucional del término nación que el preámbulo del Estatut aplica a Catalunya. El afeitado del Estatut afectaría 'a todos' los que votaron, admitió Montilla, entre los que se incluye el propio presidente del Gobierno.

El jefe del Ejecutivo catalán evitó de esta manera poner vendas en una herida que aún no ha sentenciado el Constitucional y prefirió, por ahora, cargar contra los autores del recurso que cuestiona el Estatut. 'La Historia será severísima con quien pretende unir enfrentado', advirtió aludiendo al PP. Antes había invitado a su presidente a reflexionar: 'Si no quiere llevar España a la deriva, tarde o temprano, va a tener que cambiar de actitud'.

Hubo más consejos. 'Si Rajoy quiere hacer una inmensa aportación al sosiego, que retire el recurso del PP contra el Estatuto catalán y, por supuesto, que deje de bloquear la renovación del TC', reclamó Montilla. Su advertencia se extendió sobre los 'insensatos' que, 'después de actuar contra Catalunya, pretenden expulsarla de la Constitución'.

Una sentencia adversa 'afectaría' a quienes lo votaron, incluido Zapatero

El Estatut ocupó casi todo su tiempo en un repaso en el que desplegó también reflexiones al hilo de 'dos recientes casos conocidos de corrupción' Pretoria, que afecta al PSC y CiU, y el saqueo del Palau . 'No comparto la opinión simplista, facilona y altamente tóxica, que considera que en Catalunya, bajo unas formas políticas educadas, subyace un mundo turbio de escándalos políticos y económicos'. Los anticuerpos del sistema 'reaccionan con razonable rapidez', según Montilla.

En vísperas de un 2010 electoral en Catalunya, Montilla reconoció la ventaja de CiU en las encuestas: 'Sobre la base de admitir que vamos los segundos, trabajaremos para ser los primeros', advirtió. En su horizonte contempla un pacto entre Artur Mas y el PP: 'CiU se ha olvidado del notario y está en contacto con el registrador', ironizó en alusión a la profesión de Rajoy.