Público
Público

Montilla califica el acuerdo de "éxito colectivo" de Catalunya

El sí de Puigcercós, tras garantizar Zapatero los 3.855 millones, blinda el Govern

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Montilla respira tranquilo y ayer incluso desprendía felicidad. Las emociones, pocas veces le pasa, asomaron a su rostro. Después de cerrar un pacto que presentó como 'la victoria de la justicia' tras décadas de una Catalunya sometida a un trato fiscal 'que no era legítimo', no dudó en hablar de 'éxito colectivo'.

Se felicitó por el 'pleno' respeto al Estatut, por la responsabilidad de sus socios (ERC dio el sí después de ver colmadas sus aspiraciones) y porque el Gobierno cumple con una Catalunya 'que cuando toca supo decir no'. Aseguró que Zapatero atiende 'los compromisos bilaterales pese a las circunstancias', y que ICV-EUiA, 'y en particular ERC', han actuado 'firmes y coordinadas'.

ERC accedió tras, según ellos, garantizar 3.855 millones extra en 2012 con el modelo a pleno rendimiento. La Conselleria de Economía, prudente, admitió que la horquilla catalana 'realista' está entre los 3.500 que su titular Antoni Castells (PSC) garantizó el jueves y los 3.800 de ERC.

Montilla fue algo más allá y afirmó que la cifra llega a los objetivos 'más ambiciosos que indicaron algunas instituciones', en referencia a la Cambra. Esta organización, que como otras patronales y sindicatos avaló el acuerdo, situó el listón en 3.800 millones. Una cifra que el lunes Joan Puigcercós convirtió en el 'mínimo e irrenunciable' para ERC.

Los detalles y contenidos de la comparecencia de Montilla se pactaron el sábado por la noche en el Palau de la Generalitat. Según ha sabido Público acudieron Puigcercós y el secretario general de los independentistas, Joan Ridao. Montilla había estado implicado en las negociaciones con Madrid para que ERC diera el sí. Los republicanos estaban 'a punto' y el president les garantizó que podrían exhibir los 3.800 millones (a las 9 de la mañana de ayer Elena Salgado lo cerró con Ridao).

A la espera de la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatut que abrirá un debate interno sobre cuál debe ser la respuesta, la agenda catalana avanza a velocidad de crucero y el tripartito se asegura una estabilidad con la que puede corresponder al PSOE mediante el apoyo de ERC e ICV a leyes clave, empezando por los Presupuestos.

Los próximos compromisos son el traspaso de la red de Cercanías, que se cerrará a final de mes, y el traspaso de competencias del Estatut, que llevan meses encalladas.

La otra cara era la oposición. CiU se empleó en echar agua al vino y Artur Mas incluso se enfrentó a las patronales afirmando que 'estas entidades han dicho sí a otros acuerdos'. Para su número dos, Felip Puig, el modelo es incluso más lesivo que el vigente que CiU pactó con el PP y ha situado el déficit fiscal catalán en cifras récord. Dijo que el pacto es 'peor de lo esperable', y acusó al tripartito y a Zapatero de 'dinamitar el Estatut' con una 'ilegalidad'.

El PP catalán de quien Montilla dijo que 'no ha tenido escrúpulos en envenenar la convivencia entre Catalunya y los pueblos de España' afirmó que Catalunya recibirá 'menos de lo necesario'.