Público
Público

Montilla desvelará la fecha de las elecciones antes de la Diada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Generalitat, José Montilla, piensa desvelar finalmente la semana que viene, antes de la Diada Nacional de Cataluña, el 11 de septiembre, la fecha de las elecciones al Parlament.

Montilla ha aprovechado la reunión de esta mañana del Govern para advertir de sus intenciones a los consellers, después de que la pasada medianoche venciera el plazo límite para convocar con suficiente antelación las elecciones para el 24 de octubre.

Ayer quedó claro que los comicios no serán en octubre, pero falta todavía saber qué día de noviembre, o incluso de la primera mitad de diciembre, tiene pensado Montilla llamar a los catalanes a las urnas.

Según ha explicado el conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Govern, la semana que viene Montilla sólo tiene previsto hacer pública la fecha de los comicios, pero ello no significa necesariamente que inicie al mismo tiempo los trámites para disolver el Parlament y convocar elecciones.

No ha habido debate sobre este tema en la reunión del gobierno; Montilla sólo ha hablado de ello para avanzar que la próxima semana revelará el día de los comicios, sin explicar por qué ha descartado el 24 de octubre y sin dar pistas sobre cuál será la fecha elegida.

Montilla tampoco ha concretado si aprovechará la reunión del Govern del próximo martes para hacer pública la fecha elegida o si se esperará hasta poco antes de la Diada, que este año cae en sábado.

La que se perfila como fecha más plausible para la celebración de las elecciones es el 28 de noviembre, que coincidiría con el clásico Barça-Madrid, un evento que según el Govern no sería "incompatible" con la celebración de las elecciones.

Pero en las filas de CiU no se descarta ninguna sorpresa: fuentes de la federación nacionalista han reconocido a Efe que el hecho de que Montilla piense anunciar la semana próxima la fecha electoral abre el abanico de posibilidades, sin desechar incluso la idea de que los comicios vuelvan a ser, como en 2006, el 1 de noviembre.

En cualquier caso, en CiU se interpreta que la decisión de Montilla de descartar el 24 de octubre responde a su propio "interés electoral", para ganar tiempo y remontar en lo posible su mala posición de partida en las encuestas, y no al "interés del país", que necesitaría terminar cuanto antes esta "agónica" legislatura.

El secretario general adjunto de CDC, Felip Puig, ha asegurado en este sentido que ve a Montilla "muy desconcertado y muy preocupado ante sus perspectivas electorales".

Desde el PPC, mientras tanto, la portavoz parlamentaria de los populares, Dolors Montserrat, ha instado al Govern a que no realice campañas institucionales con fondos públicos durante el periodo previo a las elecciones, que a su juicio Montilla deja para noviembre movido por "intereses electorales propios".

El contexto preelectoral que se vive en este momento, según Montserrat, provoca que la "tentación" de utilizar fondos públicos para "hacerse autobombo" sea "muy grande".

Por su parte, el presidente de ERC, Joan Puigcercós, ha admitido que le hubiese "gustado" que el presidente catalán hubiese fijado el 24 de octubre como fecha electoral, pero ha restado importancia al hecho de que sea más tarde y ha señalado que posiblemente quede tiempo para celebrar otro pleno parlamentario.

Más en clave postelectoral, el secretario general de ICV, Joan Herrera, ha expresado su predisposición a reeditar el tripartito, siempre y cuando se hagan "políticas sociales y de izquierdas", y ha tildado de "estéril" el debate de los últimos días sobre la fecha de las elecciones catalanas.