Público
Público

Montilla pide al PSOE y al PP una reflexión tras el 10-J

La Generalitat espera un gesto del Gobierno de Zapatero para rehacer puentes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Y tras la manifestación, la vista en Madrid. El president José Montilla encabezó ayer la reacción unánime de las fuerzas catalanas estatutarias a la hora de pedir cuentas al Gobierno central para minimizar los efectos de la sentencia del Tribunal Constitucional (TC) en el autogobierno.

Montilla hizo un balance muy positivo de la marcha y sacó dos conclusiones que recomendó al Gobierno tener en cuenta: la 'afirmación rotunda de la identidad de Catalunya como nación' y la 'exigencia política de recuperar aquello que el TC con su sentencia pone en cuestión'.

El president acusa al PP de promover la crispación y el anticatalanismo

Para que no hubiera duda de que su mensaje va también dirigido al Ejecutivo, Montilla fue explícito: 'Todos, empezando por el PP, deben tener muy presente la manifestación'. También su conseller de Política Territorial, Joaquim Nadal, se expresó en esta línea. 'Tal vez hay un camino para hacer una resolución que restituya las cosas al punto como estaban antes del recurso del PP, eso es lo que se puede exigir al Congreso', manifestó.

Nadal llamó al Ejecutivo central a 'rehacer los puentes que la sentencia ha roto' y manifestó que el Gobierno debería fijar en los próximos días 'un programa de mínimos' para rehacer 'el pacto político que supuso el Estatut'. De lo contrario, aseveró, se tirarían 'por la borda 30 años de esfuerzo de los diferentes territorios que componen la España plural para intentar rehacer el pacto constituyente'.

CiU y ERC alientan un pacto estable de las fuerzas catalanas sobre autogobierno

Tras conocerse el fallo sobre el Estatut, desde el PSC comenzó a barajarse la posibilidad de recuperar aquello que el tribunal había suprimido del texto a través de la cesión de nuevas competencias o la reforma de leyes, como es el caso del apartado referido al Poder Judicial catalán. Pero fuentes del Govern explicaban ayer que la parte simbólica también tiene una importancia.

Desde el PSC no ocultaban un cierto optimismo en este sentido. 'La manifestación fue un éxito que permite visualizar en Madrid que una parte importante de los catalanes siente que España le ha dado la espalda, el mensaje es clarísimo y ahora le toca al Gobierno'. A pesar de ello, de momento sigue sin haber fecha para el encuentro entre Montilla y el presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero el día después de la multitudinaria manifestación contra la sentencia del TC vino marcado también por el tanteo entre partidos para comprobar si la unidad exhibida por las fuerzas catalanas el pasado sábado puede extenderse al debate del estado de la nación y al pleno extraordinario que se celebrará en el Parlament sobre la sentencia.

PSC, CiU, ERC e ICV expresaban ayer su voluntad de mantener el clima unitario por la reivindicación del autogobierno catalán. En este sentido se expresaron la consellera de Justícia, Montserrat Tura (PSC), el secretario general de ERC, Joan Ridao, o el presidente de ICV, Joan Saura. Este último apeló a la unidad para 'abrir inmediatamente un diálogo' con el Gobierno central. Mientras, el vicepresident del Govern, Josep-Lluís Carod-Rovira (ERC), pedía que los partidos a favor del Estatut compongan un programa unitario en materia de autogobierno. Pero fue el líder de CiU, Artur Mas, el más contundente en este asunto. El candidato a la presidencia de la Generalitat instó a los partidos a que extraigan de la manifestación un 'denominador común del catalanismo' para que Catalunya tenga el 'derecho a decidir su propio futuro'.

Mas, que ha pasado en pocos días de manifestar que Catalunya 'no está madura' para la independencia a sacar a relucir su perfil soberanista, pidió que los partidos pacten una postura común respecto a 'nación, lengua, cultura, instituciones y recursos propios' que trascienda el ámbito de Catalunya. 'Toda la unidad catalana habría que trasladarla a Madrid, pero la pregunta es si todos los partidos catalanes están en disposición de hacerlo', dijo, en alusión al PSC.

Mientras, el PP de Catalunya seguía insistiendo ayer en que la manifestación del sábado no fue representativa y su presidenta, Alicia Sánchez-Camacho, afeaba a Mas y Montilla estar alentando 'la insumisión legal' al pedir la máxima participación en la marcha.

Precisamente para los conservadores tuvieron palabras Joan Saura, que pidió 'vetar' al PP de la vida política en Catalunya, y José Montilla, que acusó al partido de Mariano Rajoy de querer fortalecer la unidad de España 'sobre la base de hacer anticatalanismo' y de 'generar crispación'.