Público
Público

Montilla receta "seriedad" y se mofa de la Casa Grande de Mas "sin huéspedes"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer secretario del PSC y presidente catalán, José Montilla, se ha presentado como un valor seguro para afrontar una crisis que requiere de "políticos serios" y no de la "política espectáculo" que ofrece el líder de CiU, Artur Mas, en cuya Casa Grande del Catalanismo "no desea vivir nadie".

En su discurso ante el consejo nacional del PSC reunido hoy en Barcelona, cuatro meses después de su congreso del pasado julio, Montilla ha aprovechado que se cumplen dos años desde la formación del gobierno que preside para reivindicar el trabajo hecho hasta ahora y cargar contra la oposición.

"El país sabe que en momentos complicados como éste hace falta un gobierno responsable y decidido. En momentos como éste da mucha más seguridad el gobierno de la Entesa que la política espectáculo que practica el principal partido de la oposición", ha dicho.

Según Montilla, "es preferible un gobierno con rumbo fijo" que la alternativa que proponen aquellos que están más preocupados por "volver al gobierno cuanto antes mejor".

Montilla ha subrayado que, "en tiempos complejos, los políticos serios son los que nos tenemos que dedicar a gobernar el país" y, en alusión directa al proyecto de Mas de construir la Casa Grande del Catalanismo, ha dicho en tono irónico que "otros construyen casas grandes en las que nadie quiere vivir, porque sería como vivir en un barco que no tiene rumbo ni patrón".

Precisamente ayer Montilla, acompañado de otros cuatro dirigentes del PSC, se reunió con una delegación de Unió encabezada por Josep Antoni Duran Lleida, con quien pactó dar una respuesta unitaria a una posible sentencia del Tribunal Constitucional que recorte el Estatuto, a pesar de que Mas viene formulando desde hace un año un 'plan B' que pasaría por convocar una consulta o avanzar elecciones.

Montilla, que tomó posesión como presidente de la Generalitat el 28 de noviembre de 2006, ha afirmado estar "orgulloso del trabajo hecho" por su gobierno.

Después de que hace dos semanas el ex presidente catalán Jordi Pujol le exhortara a desmarcarse de quienes acusan a los gobiernos de CiU de no haber hecho nada en 23 años, hoy Montilla ha replicado.

"No soy de los que dicen que en 23 años los gobiernos de CiU no hicieron nada. Pero los datos hablan por sí solos: en los últimos cinco años se ha hecho proporcionalmente mucho más. Esto es así, aunque haya gente a la que no le guste", ha asegurado.

Montilla ha explicado, por ejemplo, que mientras en la etapa de Pujol la Generalitat abría "50 escuelas al año, ahora son 100" o, en cuanto a infraestructuras, "antes se hacía la mitad de kilómetros de carreteras" que en estos últimos años.

"Está claro que en 23 años se hicieron muchas cosas y bien, pero este gobierno hace mucho más por los ciudadanos", ha apostillado.

Montilla ha lamentado que la oposición le acuse de "no hacer nada" y, en cambio, no presente "ni una sola propuesta alternativa, más allá de las típicas y tópicas bajadas de impuestos, que caen por sí solas", ya que la propia Generalitat ha tenido "dificultades para cuadrar los presupuestos" de 2009 debido al descenso del rendimiento de algunos impuestos.

El presidente de la Generalitat ha pedido a los catalanes que "no se dejen arrastrar por los predicadores del pesimismo".

"Su cancioncita negativa no conseguirá que ni el PSC ni el gobierno dejen de trabajar para salir de esta crisis, con los sacrificios que hagan falta", ha destacado Montilla, según el cual "no es la hora de los pesimistas, sino de los realistas valientes.

Montilla ha hecho también referencia a la reunión que mantuvo recientemente con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que se comprometió a "dar instrucciones para que las negociaciones se aceleren con mayor ritmo que hasta ahora".

Por su parte, Montilla dejó claro que para su gobierno resulta "fundamental" que el nuevo sistema de financiación para Cataluña entre ya en vigor el próximo año y dijo que esto es perfectamente compatible con ocuparse de la crisis económica que sacude el país.