Público
Público

Montjuïc centra los focos dieciocho años después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Construido en 1927, reconstruido en 1989 y sede de los Juegos Olímpicos en 1992, el Estadio Olímpico Lluís Companys de Barcelona volverá a acoger, dieciocho años después, una gran competición internacional, en esta ocasión el Europeo de Atletismo.

El Estadio, conocido hasta 2001 como Estadio Olímpico de Montjuïc, fue bautizado como Estadio Olímpico Llui Companys, en homenaje al presidente de la Generalitat de Cataluña fusilado en 1940.

Inicialmente el estadio se construyó en 1927, proyectado para la Exposición Universal de Barcelona (1929) y la posterior candidatura con vistas a la organización de los Juegos Olímpicos de 1936, que finalmente organizó Berlín.

Fue obra de Pere Domènech i Roura y se inauguró en 1929. Durante muchos años, el Estadio estuvo inutilizado, salvó acontecimientos muy puntuales.

En 1930 albergó la final de la Copa entre el Athlétic y el Real Madrid, y el combate de boxeo entre Paulino Uzcudun y Primo Carnera; en 1933 la final de Copa también entre los mismos equipos y al año siguiente el gran combate entre Uzcudun y Max Schmeling.

Entre 1939 y 1957 fue acogiendo eventos locales, con la excepción de los Juegos del Mediterráneo del año 1955. Su primera etapa se cerró en 1957, cuando albergó una nueva final de la Copa de fútbol, entre el Barça y el Espanyol (1957).

En los siguientes años, apenas se utilizó. Uno de sus últimos usos fue cuando en los setenta, el interior del estadio acogió el 'paddock' del Gran Premio de automovilismo, cuya última edición se corrió en 1975 en Montjuïc.

En los ochenta, después de que Barcelona obtuviera la organización de los Juegos de 1992, el Comité Organizador local convocó un concurso internacional de arquitectura para reconstruir el estadio, que iba a ser una de las joyas del proyecto olímpico.

La obra costó 8.500 millones de pesetas. Su reinauguración se produjo en 1989, para albergar la Copa del Mundo de Atletismo. Después llegaron los Juegos Olímpicos y la etapa en la que albergó los partidos del RCD Espanyol, entre 1997 y 2009.

El Europeo será su siguiente prueba de fuego. Después se volverá a necesitar un nuevo inquilino para una de las obras capitales del proyecto olímpico del 92.