Publicado: 20.11.2013 11:36 |Actualizado: 20.11.2013 11:36

Montoro cruza los dedos y confía en que el PIB crezca más de lo previsto para evitar más recortes

El ministro de Hacienda insiste en que se logrará el objetivo de déficit pactado con Bruselas, el 6,5%, a pesar de la desviación de los números rojos de la Seguridad Social

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Gobierno español confía en que un crecimiento superior incluso al de sus propias previsiones evite una nueva ronda de ajustes para cumplir con los objetivos de déficit público marcados por Bruselas hasta el año 2016.

En una entrevista con Reuters, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, insistió en lo que se ha convertido en el mantra del Ejecutivo desde hace unos meses: la recuperación ha llegado y se va a mantener. El responsable de las cuentas públicas españolas confía en que un crecimiento mayor al previsto en 2014 afiance esta visión. "El escenario económico está mejorando mucho, y ya verá que en la siguiente actualización del programa de estabilidad va mejorando este escenario", dijo Montoro, tras dejar claro que el próximo año traerá un crecimiento "como mínimo" del 0,7% previsto en los Presupuestos.

Entre las previsiones independientes sobre la economía española, BBVA maneja una de las más optimistas al considerar que el PIB nacional crecería un 0,9% en 2014, aunque advirtiendo de una posible ralentización. Pero, con una tasa de paro del 26%, una recuperación basada en las exportaciones y dependiente de la demanda de grandes países europeos como Alemania y Francia, algunos economistas dudan de la fortaleza del cambio de ciclo. La OCDE y la UE proyectan un crecimiento para el país del 0,5 por ciento en 2014 y el FMI es incluso más pesimista al ver un exiguo aumento del PIB de 2 décimas.

Aunque Bruselas pidió la semana pasada a España más ajustes al considerar que sus proyecciones presupuestarias de 2014 eran demasiado optimistas, el titular de Hacienda confía en evitar nuevas medidas de recorte de gasto que puedan poner en peligro la incipiente recuperación económica. "Los 5.000 millones éstos (se refiere a la proyección de Bruselas de un déficit del 5,9% frente al 5,8% pactado en 2014), es entre todas las administraciones y, además, viene de escenarios económicos diferentes", se reafirmó Montoro con respecto a sus proyecciones.

El ministro, uno de los miembros del Gobierno peor valorados en las encuestas, ha sido muy criticado por subir impuestos como IRPF o IVA desde la llegada al poder del Partido Popular para poder cumplir con la senda marcada por Bruselas. Con dos años más para alcanzar las exigencias de una Comisión Europea en la que la austeridad ha dejado de ser la principal obsesión, España prepara una amplia reforma fiscal que, en contra de la creencia popular, no buscará una mayor recaudación ni en 2014 ni más adelante, sino estimular el crecimiento económico. "Tienes que hacer una estructura de impuestos para una base de crecimiento económico (...) no vamos a ser capaces de llegar a tener una reforma tributaria que aumente la recaudación porque eso sería otra vez subir impuestos", explicó el economista de 63 años.

Montoro no quiso dar detalles de la reforma hasta tener el informe que está elaborando un grupo de expertos para principios del año próximo e insistió en que el Gobierno no ha abandonado su impulso reformista, poniendo como ejemplo reformas clave como las pensiones o la eléctrica.

Desde su llegada al poder, el cumplimiento del déficit público ha sido la obsesión del Gobierno del Partido Popular y Montoro ha sido el encargado de ajustar los presupuestos y gestionar los ingresos y gastos para llegar al objetivo. Para el año a punto de acabar, Montoro confía en alcanzar la meta del 6,5% de déficit público, incluso pese a una desviación en las cifras de la Seguridad Social, cuyo déficit podría alcanzar el 1,8% del PIB desde el 1,4% proyectado. "(La desviación) Puede ser de cuatro décimas del PIB y vamos a ahorrar en gasto de intereses muchísimo más, tengo que ver cómo finaliza la recaudación, los beneficios de las empresas están mejorando mucho", indicó.

Montoro no ve peligro en el déficit regional, pese a que algunos economistas apuntan a desviaciones en regiones como Valencia, Murcia o Navarra. España, la cuarta mayor economía de la zona euro, está sufriendo para equilibrar sus finanzas el elevado coste de la segunda tasa de paro más alta de Europa tras Grecia. "A estas alturas sabes que la Seguridad Social se va a desviar, pero tampoco va a ser una cifra inasumible, porque se desvía fundamentalmente en el seguro de desempleo, la recesión ha sido otra vez más profunda (...) y aunque cambiamos elementos de ese subsidio, aún así tendremos desviaciones", agregó el ministro de Hacienda.

El ministro, además, no se mostró partidiario de exigir nuevas medidas de estímulo al Banco Central Europeo (BCE) tras el reciente recorte al 0,25% del tipo de interés de referencia en la eurozona.