Público
Público

A Montoro le toca salir en defensa de la vicepresidenta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha tenido que hacer trabajo doble esta mañana en la sesión de control al Gobierno. Además de  contestar a un total de siete preguntas de diputados de varios grupos parlamentarios ─ ninguna, por cierto, sobre la subida o bajada de salarios en España ─ ha sido el encargado de salir en defensa de su jefa, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría cuando, al final del turno de preguntas, el presidente de la Cámara, Jesús Posada, le ha dado la palabra al diputado Valeriano Gómez, por alusiones.

El exministro de Trabajo había sido citado expresamente por la vicepresidenta en una de sus respuestas al atribuirle ésta unas declaraciones en las que hablaba de que 'el 25% de los perceptores de la prestación de desempleo defraudan'. Según Valeriano Gómez, 'nunca hice unas declaraciones como las que me atribuye la vicepresidenta'.

Además, el diputado socialista ha recriminado a Sáenz de Santamaría que no se encontrase en el hemiciclo para escuchar sus palabras en el turno de alusiones. 'Es indigno que huya como lo ha hecho', ha dicho el exministro en su habitual tono comedido, pero visiblemente contrariado.

Las palabras de Gómez han sido respondidas por el ministro Montoro al concederle Posada la palabra. 'La vicepresidenta ha tenido que ausentarse porque en estos momentos está presidiendo la reunión de secretarios de Estado y subsecretarios', ha dicho en descargo de su superior en el Ejecutivo. Y, a su vez, ha contestado a las palabras del diputado aludido: 'El 21 de julio de 2011 hizo unas declaraciones ─ ha afirmado, al tiempo que esgrimía una fotocopia de una publicación con subrayados en amarillo ─ en las que afirmaba que de 235.000 perceptores de la prestación de desempleo investigados, una cuarta parte de ellos se les ha retirado la prestación. Eso fue en un curso de verano en El Escorial'.

Estas palabras han generado la protesta de Gómez, quien ha tomado de nuevo la palabra 'por un tiempo de 30 segundos, por mi bondad', según le ha dicho el presidente Posada. '¿Es razonable que me conteste a mis alusiones un ministro del Gobierno?', ha preguntado indignado el ex ministro. Y no ha podido seguir hablando porque el presidente de la Cámara le ha cortado el audio. 'No siga hablando porque no se le oye. No tiene usted la palabra, no ha utilizado bien su turno, es una opinión de diputado a diputado, le ha dicho Posada a Gómez.

En este punto ha terminado el debate sobre las palabras que pronunció la vicepresidenta Sáenz de Santamaría el pasado viernes tras el Consejo de Ministros criminalizando al 20% de los perceptores de la prestación por desempleo.

La recomendación de Posada sobre la calidad de los contenidos en la respuesta de un diputado de la oposición no tiene precedentes en el parlamentarismo español. 

El ministro Montoro no ha tenido excesivas dificultades en salir indemne de la batería de preguntas a la que le ha sometido la oposición. En total han sido siete, algo que no es habitual, sobre todo si se le suma una interpelación.

La mayor parte de las preguntas versaban sobre aspectos de financiación territorial, sobre todo en el País Valencià y Aragón. Ninguna sobre si suben o bajan los sueldos, una de sus frases recientes más polémicas.

Sin embargo, el diputado de UPyD, Toni Cantó, sí se ha referido a otra de las frases polémicas del ministro, la relativa a los problemas del cine español debido a su 'calidad'. Cantó le ha preguntado al ministro por la última película española que ha visto en una sala de cine. Montoro ha salido del brete con una frase peculiar: 'Las curiosidades ya las hablamos en los pasillos, si le parece'.

El diputado del partido magenta, un actor con larga trayectoria profesional, ha considerado esa respuesta como insatisfactoria. 'El problema es que usted considere una curiosidad este asunto cuando es algo muy serio', le ha dicho. Y ha añadido que la alusión a la calidad del cine español como origen de sus problemas es 'impropio de un ministro'. 

'¿Usted se imagina al ministro de Industria cuestionando la calidad de los coches fabricados en nuestro país. O al ministro de Agricultura criticando el sabor de alguna de nuestras hortalizas o la calidad del agua de las playas?', ha insistido Cantó. 'Baje de una vez el IVA a la cultura', ha recalcado.