Público
Público

Montoro pide a sus socios europeos "espacio para maniobrar" en la crisis

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro español de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristobal Montoro, desea de los socios europeos "espacio para maniobrar" en la crisis financiera que acucia a España y "tiempo" para resolverla.

"Deseamos superar la crisis lo antes posible. Pero lo antes posible significa tener espacio para maniobrar", señala Montoro en declaraciones que publica hoy en su edición digital el rotativo económico alemán Financial Times Deutschland (FTD).

El nuevo titular español de Hacienda manifiesta comprender a quienes "exigen orden en el club", pero comenta que en Europa no lo son todo las "normas operativas" y que el objetivo debe ser que a los ciudadanos de la UE les acabe yendo mejor que nunca.

"El crecimiento es decisivo" señala Montoro en el diario, en el que destaca que una "Europa sin crecimiento no funciona", si bien señala que aquellas reformas que pueden ser buenas para Alemania no tienen por que serlo necesariamente para España, dadas las diferencias en los sistemas financieros.

Ante la amenaza de una nueva recesión, el ministro no se compromete a asegurar que España no rebasará un déficit del 4,4% para 2012, si bien subraya que "sería deseable y sería bueno cumplirlo".

"Vamos a esperar primero los pronósticos de crecimiento de la UE", destaca Montoro, quien comenta que la cifra del 4,4% de déficit se basa en los pronósticos "anticuados" del anterior gobierno español que anunció un previsible déficit del 2,3%.

En todo caso subraya que el objetivo del nuevo gobierno español que preside Mariano Rajoy, "es reducir lo antes posible el déficit por debajo del 3%" y cumplir así los criterios de Maatricht, para "lo que ya se han iniciado recortes".

Asimismo recuerda que "no fuimos nosotros", sino "los grandes países", en referencia a Alemania y Francia, los primeros que incumplieron ya en 2003 los criterios del pacto de estabilidad y crecimiento

El ministro de Hacienda reconoce que "este será un año difícil, un año excepcional", en el no que espera de los socios de la Unión Europea ayudas, sino "comprensión" hacia la complicada situación de España.