Publicado: 13.02.2012 10:21 |Actualizado: 13.02.2012 10:21

Montoro: "La reforma laboral no creará empleo por sí misma"

Sin embargo, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, dice que se crearán 300.000 puestos de trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Donde el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dice que la reforma laboral "no creará empleo por sí misma", la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, dice que sí. Y da cifras: 300.000 puestos de trabajo. 

"Nadie espera que en sí misma sea capaz de crear empleo", ha afirmado el titular de Hacienda en una entrevista concedida a la Cadena SER, donde ha calificado de "cortafuegos" la reforma para frenar la "sangría" del paro. "No podemos estar cruzados de brazos viendo que España es el país de Europa y del mundo desarrollado que más empleos ha destruido durante esta larguísima crisis", ha justificado.

Cospedal: "Los esfuerzos tienen que ser solidarios"

Mientras tanto, en declaraciones a Los Desayunos de TVE, Cospedal apuntaba a que la reforma traerá consigo "algo más de 300.000 empleos" lo que, a su juicio, indica que "estamos en la buena dirección". La conservadora cree que el Gobierno ha hecho "lo que consideraba más oportuno" para flexibilizar el mercado laboral y ha afirmado que "los esfuerzos de la población tienen que ser solidarios".

Cospedal, que ha vuelto a referirse al PP como "el partido de los trabajadores", admite que el abaratamiento del despido puede perjudicar a algunos, pero que es lo necesario para que otras personas "puedan entrar en el mercado laboral".

"No podemos estar de brazos cruzados", justifica Montoro

Sin embargo, Montoro no es tan optimista y opina que, para que la reforma laboral tenga efecto, será necesario que fluya el crédito, que las empresas vendan más y que se recupere el mercado interno.

El ministro considera que 2012 será un año difícil, en el que hay que hacer reformas para sentar las bases de la recuperación económica y la creación de empleo más pronto que tarde, porque España ha demostrado en el pasado que es capaz de crecer y cear empleo.

Añadió que la reforma moderniza las relaciones laborales bajo tres planteamientos: permitir que la evolución de los salarios se acerque más a la realidad de las empresas, favorecer la empleabilidad y clarificar las condiciones de los contratos para dar seguridad tanto a los empleadores como a los trabajadores.

De Guindos cree que tendrá efectos "a medio plazo"

El ministro lamentó que la reforma se simplifique bajo el titular de que "abarata el despido", porque, subrayó, "hace más cosas", al tiempo que aseguró comprender que sea rechazada por los sindicatos porque "tampoco se tienen que reconocer todos los agentes sociales".

El ministro pidió a los agentes sociales que flexibilicen sus posturas y señaló que con la reforma aprobada el Gobierno pretende que se puedan buscar "acuerdos de mínimos" antes que "enfrentamientos".

Por otro lado, el ministro de Economía, Luis de Guindos, también se ha referido a la reforma laboral en otra entrevista radiofónica , en la que ha apuntado que sus efectos se verán "a medio plazo". El titular económico cree que España cuenta con "la mejor generación de trabajadores" y que los ministros comunitarios le preguntan por "licenciados e ingenieros españoles" para sus países. 

Muy crítica con los sindicatos se ha mostrado la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, quien cree que la reforma laboral está hecha pensando en los parados frente a las políticas "reaccionarias, anticuadas y antisociales" que "propugnan" los sindicatos.

Aguirre: "Cuando se pone remedio, los sindicatos hablan de huelga"

"Es un gran paso hacia delante para favorecer la contratación. Acaba con el marco franquista que ha convertido a España en la campeona mundial del paro y consideramos que es muy estudiada, muy pensada y que tendrá consecuencias muy positivas", ha añadido Aguirre.

Aguirre ha aprovechado para cargar contra los sindicatos, que para la conservadora "en todos estos años en los que el paro subía de forma desmesurada han estado callados". "Ahora, cuando se le pone remedio, amenazan con huelga general".

La presidenta de la Comunidad de Madrid es de la corriente optimista de Cospedal y cree que la reforma "es un paso en la nueva dirección que va a servir para cambiar la tendencia, frenar la destrucción de empleo e inmediatamente hacer que el empleo se cree".

A Aguirre no le importa "tanto el coste del despido" porque "con el despido muy costoso hay cinco millones de parados". Para la conservadora, la clave está "en la facilidad de contratar".