Publicado: 07.05.2014 12:02 |Actualizado: 07.05.2014 12:02

Montserrat Caballé paga a Hacienda 300.000 euros del medio millón que le reclama por fraude

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La soprano Montserrat Caballé ha devuelto ya a la Agencia Tributaria 300.000 euros del medio millón defraudado en su declaración de IRPF y está reuniendo la cantidad restante para saldar su deuda con Hacienda, de cara a evitar un eventual juicio. Según fuentes judiciales, la diva tiene la intención de devolver toda la cantidad defraudada a la Agencia Tributaria, pero el pago no evitará su declaración como imputada ante el juez que instruye la querella por fraude fiscal que le interpuso la Fiscalía, señalada en principio para el próximo viernes.

El titular del juzgado de instrucción de Barcelona había citado a declarar como imputada a la soprano por un delito contra la Hacienda Pública, a raíz de una querella presentada por la Fiscalía , que la acusa de defraudar 508.462 euros en su declaración de IRPF correspondiente al año 2010, simulando tener residencia andorrana. Sin embargo, los abogados de la soprano, de 81 años, han presentado un certificado médico que alega problemas de movilidad de la cantante para desplazarse al juzgado donde está citada.

El titular del Juzgado de Instrucción 4 de Barcelona, Josep Miquel Miquel Porras, ha enviado un médico forense para visitar a la soprano, y ha avalado los problemas de movilidad alegados en un exhaustivo informe. Por ello, el juez ha acordado desplazarse el viernes al domicilio de la cantante para interrogarla. La comitiva judicial (el magistrado y la fiscal) tiene previsto partir en coche hacia la vivienda de la cantante desde la Ciudad de la Justicia sobre las 10 horas, que era la hora a la que estaba previsto que compareciera en los juzgados.

La Fiscalía consideró que, pese a vivir en España en 2010, Caballé figuraba como residente en Andorra "a los solos efectos de no tributar en la Hacienda Pública Española"; vivía en 2010 en Barcelona y solo iba al extranjero por motivos profesionales, para actuar o para grabar discos, y al residir en España estaba obligada a presentar ante la Agencia Tributaria la declaración del IRPF. La soprano eludió tributar por los beneficios obtenidos en sus recitales y grabaciones, que ingresaba en una cuenta de un banco andorrano. La soprano deberá pagar el total del dinero evadido a Hacienda, más la multa correspondiente (que según el Código Penal oscila entre dos seis y veces la cantidad defraudada) para pactar con la Fiscalía una rebaja en la condena por el delito de fraude fiscal y, de esa forma, evitar la celebración del juicio.

En ese caso, el ministerio público y la defensa de Caballé podrían pactar una sentencia de conformidad -solamente pendiente de ser ratificada en el juicio- en la que la soprano se beneficiara de la atenuante de reparación del daño y lograra así una pena mínima por el delito de fraude fiscal.