Público
Público

Moody's califica a Grecia al borde de la quiebra y la prima de riesgo sufre

La agencia sitúa la deuda helena en el nivel más bajo de bono basura tras aprobarse el segundo rescate de la UE. El diferencial del bono español con el alemán rebasa los 300 puntos tras la intervención de la CAM

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los mercados siguen revueltos, pese al segundo rescate de Grecia acordado el jueves pasado. Tras la efímera euforia bursátil de la mañana del viernes, tocó recoger beneficios y, en el mercado de renta fija, el interés del bono español a 10 años superó otra vez la cota del 6%. Hubo varias novedades, y ninguna buena: a la falta de acuerdo para elevar el techo de deuda y déficit en EEUU, que propició otro récord de la cotización del oro (valor refugio cuando hay turbulencias), se unió la intervención el viernes (tras el cierre del mercado) de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Moody's dio la puntilla, al rebajar hoy la nota de los bonos griegos tres peldaños, a un paso de la quiebra y en el nivel más bajo dentro de la categoría de bono basura.

El resultado: parqués en rojo. En Europa, sólo Berlín escapó por poco de las pérdidas, especialmente acusadas en Italia y España, los dos países bajo la lupa, una vez que Grecia, Irlanda y Portugal han pedido ser rescatados. Milán cedió un 2,4% y el Ibex, un 1,9%. En el principal índice bursátil español, que empezó a cotizar con retraso por causas técnicas, los bancos fueron los más castigados: Bankinter cedió un 4,8%; Popular, un 4,7%; BBVA, un 3,3%; y Santander, un 3,2%. Con Bankia incapaz de superar su precio de salida a Bolsa tras cuatro sesiones, las cuotas participativas de la CAM cayeron un 4,4%.

El oro bate otro récord y los bancos arrastran al Ibex, que cede un 1,9%

Más preocupante fue el comportamiento de los bonos españoles. La prima de riesgo (diferencia de rentabilidad con la deuda alemana, la más segura) repuntó con fuerza al situarse en 326 puntos básicos, frente a los 294 del viernes, por el aumento de la rentabilidad exigida al bono español a diez años y el descenso de sus homónimos alemanes. El spread de los bonos italianos también subió hasta 289 puntos, frente a 257 el viernes.

El nuevo golpe de Moody's a la deuda griega se veía venir; ya el viernes, otra agencia, Fitch, tachó el acuerdo de rescate de 'impago restringido' porque el sector privado cargará con parte de la ayuda. Moody's prevé 'sustanciales pérdidas' para los bancos, que el Instituto Internacional de Finanzas (IIF, que agrupa a los mayores bancos del mundo) ha cifrado en el 20% de lo prestado. En principio, los bancos aceptarán voluntariamente un canje que podría comenzar a finales de agosto.

Este lunes, el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró en Londres que 'el Eurogrupo no dejará caer a Grecia' y dijo que el jueves pasado se logró 'un acuerdo sólido y detallado que incluye cifras, la participación del sector privado y el compromiso financiero de cada país', informa C. Rodríguez. El influyente Financial Times lo duda. A través del blog de un colaborador, Neil Hume, criticaba la falta de información sobre las condiciones por las que los países podrán acceder a la ayuda del Fondo de Estabilidad Financiera (una especie de mini FMI europeo); consideraba que la dotación del fondo (440.000 millones) debe aumentar hasta nada menos que 2 billones; y que la deuda griega, pese a bajar entre 10 y 20 puntos porcentuales en relación al PIB gracias al acuerdo, seguirá en un nivel 'insosteniblemente alto'.

Zapatero dice que el Eurogrupo no dejará caer a Grecia y alaba el acuerdo

Jordi Galí, director del Centro de Investigaciones de Economía Internacional (CREI), comparte buena parte de ese razonamiento y cree que los bancos acreedores de Grecia deberán asumir más pérdidas. El acuerdo, dice, 'puede permitir ganar cierto tiempo, pero no es una solución definitiva'. Más optimista, el economista jefe de Intermoney, José Carlos Díez, cree que la percepción de riesgo de la deuda española debería bajar si lo anunciado el jueves se implementa, y no ve problema al hecho de que, cuando se produzca el canje de bonos griegos, el Banco Central Europeo (BCE) no pueda aceptar como colateral deuda pública helena para refinanciar a la banca de ese país, porque tendrá la categoría de 'impago' por parte de las agencias de rating. Galí y Díez creen que bastará con cambiar los estatutos de la institución que preside Jean-Claude Trichet, aunque el primero cuestiona la propuesta de la Comisión Europea de prohibir que esas agencias califiquen a los países rescatados. 'Lo que no tiene sentido es que el BCE esté condicionado por lo que hagan tres empresas privadas', dice Díez, en alusión a las agencias, a las que anteayer criticó en su blog el Nobel Paul Krugman porque, a su juicio, en sus análisis son mucho más exigentes con el sector público que con el privado.

El presidente del Gobierno y el primer ministro británico se han reunido en Londres con un grupo de jóvenes de la organización 'Street League' y con uno de los embajadores de esta ONG, el futbolista del Arsenal Cesc Fábregas.

Zapatero y Cameron han querido expresar de esta forma su apoyo a esta asociación del Reino Unido que pretende utilizar 'el poder del fútbol', según explican sus promotores, para ayudar a jóvenes en paro y que no reciben educación.

 Zapatero, reconocido seguidor del Barcelona, ha conversado unos momentos a solas y de forma distendida con Fábregas, aunque no hay constancia de que hayan comentado las perspectivas que tiene el