Público
Público

Moody's da un espaldarazo al sistema financiero español

La agencia cree que la actividad de bancos y cajas empieza a normalizarse

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La actividad del sector financiero español está empezando a normalizarse y cada vez depende menos de la ayuda extraordinaria del Banco Central Europeo (BCE), con lo que sus riesgos se están reduciendo. Así lo ve la agencia de calificación de riesgos Moody's, cuya opinión favorable es fundamental para el devenir de las entidades y de la propia economía española.

En el caso de bancos y cajas, una buena opinión de la agencia puede permitirles acudir con más facilidad a los mercados (y a menor precio), con lo que pueden obtener más fondos para luego conceder créditos a empresas y hogares. Y, sobre todo, una visión positiva del sector financiero podría ser un punto a favor de la calificación que en los próximos días tiene previsto publicar la agencia estadounidense sobre la deuda estatal. En los mercados se da por descontado que rebajará la nota uno o dos escalones (actualmente está situada en el grado máximo), aunque la vicepresidenta segunda, Elena Salgado, dejó el viernes abierta la posibilidad a que no haya recorte.

Mientras esa decisión llega, Moody's aseguraba ayer en un informe que el descenso en agosto de las peticiones de fondos de la banca española al BCE demuestra que han entrado en una gradual normalización de sus operaciones. Y ello debido a que el mercado confía más en la deuda pública española que en la de otros países periféricos, como Portugal, Irlanda y Grecia, y a que los resultados de los test de estrés devolvieron mucha confianza en las entidades españolas.

No obstante, Moody's no quiere lanzar las campanas al vuelo y advierte que aún permanece la posibilidad de contagio del riesgo soberano, y el sistema financiero tiene que afrontar la mayor reestructuración de su historia con un bajo volumen de ayudas públicas. Hasta que estas incertidumbres no desaparezcan, la actividad bancaria no se normalizará totalmente.

Mientras, las dudas sobre la deuda soberana de Irlanda y Portugal cada vez son mayores. Su respectiva prima de riesgo marcó ayer un récord desde la creación del euro al alejarse casi en cuatro puntos porcentuales de la rentabilidad del bono alemán.

Por otro lado, Fitch rebajó la calificación de La Caixa y Cai-xa Girona, por 'la debilidad de la economía española'.