Público
Público

"Moonpalace Records", un sello unipersonal que cruza fronteras en la red

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Moonpalace" es un sello discográfico que bucea en los subterráneos de la música independiente para sacar a la luz nombres que no se encuentran en las listas de éxitos. Es el proyecto unipersonal del guipuzcoano Juanra Prado, que sigue en el empeño ocho años después del primer disco.

Su producción es limitada, pero los pedidos le llegan de los lugares más insospechados vía internet. Francia, Reino Unido, Israel, Taiwán, Japón y Estados Unidos son algunos países a los que ha enviado los discos, bien resguardados en los estuches que él mismo diseña y fabrica de forma artesanal.

Prado explica en una entrevista a Efe que un islandés es el último que se ha sumado a la lista de clientes, a los que vende a través de su página web, donde ofrece un catálogo con 21 referencias.

Los franceses Burzinski y LOzinger, los suecos Baby Blonde and The Downs, los británicos The 99 Call -nuevo proyecto del líder de Tram-, y The Sunshine Rais, propuesta del norteamericano Alex de Landa, son algunos de los artistas de "Moonpalace".

También, el grupo sevillano Ursula; Segunda Vedette, el proyecto en solitario Carlos Cuevas, ex batería de Surfin Bichos, Mercromina y Travolta, así como el navarro Joseba Irazoki y la guipuzcoana Saioa.

Anthony Reynolds, ex del grupo Jack, es probablemente el más conocido de todos ellos, ya que en su día grabó con sellos "muy potentes". El galés aceptó la propuesta de Prado de enviarle sus canciones vía internet, que es el método que utiliza para obtener la música que luego distribuye su marca.

Los tonos bajos y melancólicos son la característica común de su catálogo, con el que Prado busca "la coherencia".

"Escucho música de todo tipo, pero me gusta ésta, más accesible de lo que a priori la gente cree. Quiero que el sello sea muy coherente, que al cliente le parezca interesante y confíe en que lo que voy a seguir sacando le va a gustar. Hay gente que me compra muchas cosas, no digo todo, pero sí bastantes", ha señalado.

En España sus fieles se encuentran sobre todo en Cataluña y Galicia. De Euskadi apenas recibió pedidos hasta que editó el primer disco de Joseba Irazoki, que luego aumentaron cuando vieron la luz los de Saioa.

Tras un estreno fallido en 2002 con el lanzamiento convencional de un disco recopilatorio de canciones de varios grupos, con el que celebraba el primer aniversario de su web, en la que escribía sobre música, optó por eludir los problemas de distribución con que tropezó y dedicar el sello a la venta exclusiva por internet.

Decidió, de paso, cambiar las clásicas cajas de plástico de los CD por las que empezó a diseñar él mismo. Cartones, cartulinas y sellos de caucho son la materia prima básica de sus creaciones, fundas únicas de "Moonpalace Records", que ha adoptado como distintivo el dibujo de un pájaro dodo.

El nombre procede uno de sus libros favoritos de Paul Auster, "El palacio de la luna", de una época en la que estuvo "bastante enganchado" a las novelas del escritor neoyorquino.

"No es que me parezca pedante, pero después de tantos años quizá le pondría otro nombre mucho más bizarro", comenta Prado, que tuvo la oportunidad de regalar dos de sus discos al autor de "La música del azar" cuando estuvo en San Sebastián como presidente del jurado de la 55 edición de su Festival de Cine.

Juanra Prado tiene 34 años y es diplomado en Ciencias Empresariales. Este trabajo es un afición a la que se dedica "por amor al arte", tras renunciar a obtener ganancias y conformarse con que la discográfica "se autoalimente" con las ventas.

Los discos, "ep" y "lp" de los que hace tiradas de 100 ejemplares y por los que cobra entre 6 y 10 euros, "poco a poco se van agotando", afirma.

Por Ana Burgueño