Público
Público

Morales aprueba "con nota" los sondeos del revocatorio a mitad de su mandato

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente Evo Morales ha aprobado "con nota" los sondeos del referendo revocatorio celebrado hoy en Bolivia, que no sólo le ratifican en el cargo sino que amplían el apoyo electoral que le elevó al poder en diciembre de 2005.

Las encuestas y recuentos rápidos difundidos por los medios bolivianos tras el cierre de la jornada electoral otorgan a Morales un apoyo de entre el 56,7 y el 60,1 por ciento, por encima del 53,7 por ciento que logró en las últimas elecciones presidenciales.

Pero además, los sondeos coinciden que con este revocatorio Morales se "libra" de dos prefectos (gobernadores) opositores: el de La Paz, José Luis Paredes, y el de Cochabamba, Manfred Reyes Villa, aunque perdería al oficialista de Oruro, Alberto Aguilar.

Sin embargo, las encuestas también refuerzan a los principales opositores de Morales, los prefectos autonomistas de la llamada "media luna" (Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija) que quedan ratificados y algunos también con buena nota.

Evo Morales Aima nació el 26 de octubre de 1959 en la localidad de Orinoca, en el departamento andino de Oruro, en el seno de una familia de campesinos aimaras.

En su infancia fue pastor de llamas y estudió Bachillerato en Oruro, donde además trabajó de panadero, albañil y trompetista y fue futbolista.

En la década de los 80 emigró a la región tropical del Chapare, donde inició su actividad sindical hasta llegar a ser el principal dirigente del sector en 1994, cuando ocupó la Presidencia de las Cinco Federaciones del Trópico de Cochabamba.

La carrera política de Morales se inició en 1997 cuando se presentó a las elecciones presidenciales de ese año por la coalición Izquierda Unida (IU). Fue elegido parlamentario en representación del departamento de Cochabamba y fue el diputado más votado en una sola circunscripción.

En aquella época ya había viajado a Cuba y contactado con líderes del régimen castrista. Morales considera a Cuba y a Venezuela sus aliados en la lucha contra el "imperialismo" estadounidense.

En marzo de 2002 fue proclamado candidato electoral del Movimiento al Socialismo (MAS), su actual partido. En esos comicios fue el segundo candidato más votado, por detrás de Gonzalo Sánchez de Lozada.

Morales dirigió un movimiento de varios sindicatos y partidos políticos socialistas para enfrentar al entonces presidente Gonzalo Sánchez de Lozada en su segundo mandato (2002-2003).

Lideró la revuelta social que provocó en octubre de 2003, tras un mes de disturbios en La Paz en los que murieron más de 60 personas, la dimisión y huida de Sánchez de Lozada y el nombramiento de Carlos Mesa como nuevo presidente de Bolivia (2003-2005).

El MAS de Morales fue también el principal impulsor de las protestas que se desarrollaron en Bolivia en 2005 para exigir la nacionalización del gas y del petróleo, la convocatoria de una Asamblea Constituyente y de un referendo autonómico.

Esta conflictividad derivó en una grave crisis que provocó la renuncia de Carlos Mesa y su sustitución por Eduardo Rodríguez.

En julio de 2005, Evo Morales fue elegido candidato a la Presidencia de Bolivia por el MAS y en diciembre logró una rotunda victoria en las urnas, al lograr el 53,7 por ciento de los votos, el mayor respaldo obtenido por un candidato desde que se restableció la democracia en el país, en 1982.

Asumió la Presidencia el 22 de enero de 2006, después de ser bendecido el día anterior como jefe máximo de los pueblos indígenas en un ritual aimara celebrado el santuario precolombino de Tiahuanaco.

Evo Morales es el presidente número 65 de Bolivia y el primero indígena elegido democráticamente en la historia de este país.

Morales ha llegado al revocatorio recién superado al ecuador de su mandato, dos años y medio, batiendo el récord de permanencia en el cargo si se compara con sus cuatro antecesores.

Su gestión interna ha estado marcada por el proceso de nacionalización del sector de los hidrocarburos, que ha extendido a otros servicio públicos como la telefonía o la electricidad.

Pero su principal proyecto, aún no completado, es la refundación constitucional de Bolivia con una nueva Carta Magna.

La Constitución de Morales ha sido el principal punto de conflicto con la oposición, tras una cuestionada Asamblea Constituyente que concluyó en noviembre de 2007 la redacción y aprobación inicial del texto en medio de un violento conflicto en Sucre que se saldó con tres muertos y más de 300 heridos.

El texto que un mes después se aprobó en Oruro necesita aún ser ratificado en referendo para su aplicación definitiva.