Público
Público

Moratinos asegura que la dependencia energética de España mira más a Latinoamérica que a Rusia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, aseguró hoy que en su viaje a Moscú no abordó la posible entrada de Lukoil en Repsol YPF, a lo que añadió que la "interdepencia" energética de España mira más hacia Latinoamérica y que las relaciones con Rusia son "escasas".

Moratinos respondió así en el Congreso al diputado del PP Gustavo de Arístegui, que, sin mencionar el nombre de Lukoil, preguntó al ministro si en su visita a Moscú el pasado 8 de diciembre trató la entrada de una empresa rusa en una firma española y cuáles son las intenciones de las autoridades rusas, que parecen respaldarla.

El ministro de Asuntos Exteriores respondió que durante su entrevista con el presidente ruso, Dmitri Medvédev, abordó, entre otras, cuestiones energéticas dada la importancia de Rusia en lo que respecta a la seguridad energética.

Recordó que al igual que hay empresas españolas interesadas en el mercado ruso, hay compañías rusas interesadas en el español, y aseguró que durante su encuentro con Medvédev no entraron en "temas concretos".

Moratinos apuntó que fue el PP el que privatizó Repsol, y explicó que las empresas privadas necesitan una "consolidación" por lo que están en contacto con distintos accionistas extranjeros y nacionales.

El ministro insistió en que el Gobierno "sólo dirá" que quiere que Repsol YPF siga bajo "control español", a lo que añadió que la "dependencia o interdepencia" energética de España "mira más hacia el sur, hacia América Latina, y nuestra relación con la Federación Rusa es prácticamente escasa".

"No se preocupe, el Gobierno velará por los intereses españoles como siempre hace", aseguró a De Arístegui, que pidió al Ejecutivo "transparencia, responsabilidad y seriedad".

El diputado popular afirmó que la "petrodiplomacia rusa" se ha mostrado extremadamente agresiva últimamente y quiso saber si esta actitud tendrá "una traducción a través de una empresa supuestamente privada que se jacta de tener una enorme influencia política en sus decisiones directivas y estratégicas", en clara alusión a Lukoil.

El pasado 10 de diciembre, el ministro de Energía de Rusia, Serguéi Shmatkó, dijo que el Gobierno dará apoyo político a la petrolera privada rusa Lukoil si ésta se decide a comprar parte de la hispano-argentina Repsol YPF.

Durante la sesión de control al Gobierno, el diputado del PP Álvaro Nadal acusó al Ejecutivo de tomarse "muchas molestias" por una operación que niega que exista, y exigió al ministro de Industria, Miguel Sebastián, que explique si se opondrá a la toma de control de Repsol YPF por parte de Lukoil.

Sebastián apuntó que el presidente de la petrolera rusa, Vaguit Alekpérov, ha negado que hayan alcanzado un acuerdo para comprar un paquete de acciones de la hispano-argentina y reiteró que el Gobierno no interfiere en operaciones empresariales.

"Hemos heredado del PP el déficit tarifario, pero no hemos heredado la costumbre de intervenir en operaciones empresariales y nombrar consejeros y presidentes", dijo Sebastián, quien recordó que Rusia es el segundo productor de petróleo del mundo y el primero de gas.

Aseguró que lo más importante es dotar a España de garantía de suministro y hacerlo en el marco de una política de cooperación europea porque, consideró, ese es "mejor camino que el de poner los pies encima de la mesa en un rancho de Texas", en alusión al ex presidente del Ejecutivo José María Aznar.