Público
Público

Moratinos no renuncia "ni un milímetro" a Gibraltar

El PP cree que la foto común da "categoría de Estado" al Peñón

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, trató ayer de disipar cualquier duda sobre la actitud del Gobierno tras su visita al Peñón de Gibraltar, la primera de ese nivel tras tres siglos bajo administración británica. 'En otras ocasiones se hablaba de soberanía y no se avanzaba un sólo metro. Ayer, quizás, no hemos renunciado ni un milímetro en nuestras reivindicaciones, pero hemos avanzado kilómetros en el diálogo y la cooperación', reivindicó en los micrófonos de RNE.

El titular de Exteriores recalcó que la postura española sobre la soberanía del Peñón sigue siendo 'irrenunciable'. 'Es algo que he dicho en Gibraltar y no en otro lugar. Muchas veces es fácil gritar Gibraltar español en otras ciudades españolas, pero hacerlo delante de los dos interlocutores, que tienen posiciones diferentes, creo que queda muy claro', reclamó al tiempo que destacaba su propia 'valentía' al decirlo 'alto y fuerte'.

Pese a ello, la solución no está cerca. Moratinos reclamó al PP y a la sociedad 'no una paciencia inagotable, sino una paciencia sensata' para lograr el marco de confianza en que Gibraltar 'regrese' a territorio español. 'Si en el siglo XXI no tenemos el apoyo de la ciudadanía, ya sea en España, Gibraltar o Reino Unido, difícilmente cualquier acuerdo diplomático puede tener sostenibilidad', defendió.

El moderado optimismo del Gobierno tuvo su reflejo en Downing Street. Preguntado por la visita española al Peñón, el primer ministro británico, Gordon Brown, contestó conciso: 'Es posible, incluso en asuntos difíciles, hacer progresos, pero no quiero decir nada más sobre las conversaciones'.

Mientras, los conservadores trataron ayer de seguir exprimiendo la visita aún a costa incluso de minar los argumentos españoles. El diputado del PP por Cádiz, José Ignacio Landaluce, achacó al 'capricho' del ministro, con la 'bendición' de Zapatero, la ruptura de '300 años' de reivindicaciones. Según Landaluce, la simple foto que Moratinos compartió con su homólogo británico y el ministro principal de Gibraltar, Peter Caruana, otorga a la colonia 'categoría de Estado'.

A los reproches se sumó el vicesecretario de Política Autonómica del PP, Javier Arenas. A su juicio, la visita hace que esté 'más que justificado' plantear la 'reprobación' del ministro, al menos en el Parlamento andaluz. 'Frivolidad', 'insensatez' o 'error histórico que afectará a la dignidad de España' fueron algunos de los calificativos con los que el también presidente del PP andaluz adornó sus críticas.

Los conservadores llevarán la polémica hasta el Congreso de los Diputados, donde pedirán la comparecencia de Moratinos. Según el portavoz adjunto del PP en la Cámara, Alfonso Alonso, debe 'dar explicaciones' por la 'dejación de una posición mantenida durante 300 años'. Según él, su partido 'nunca ha respaldado una política distinta respecto a Gibraltar' y no aceptará que Exteriores 'tenga el desparpajo de pedir explicaciones al PP'.

El aviso de Alonso no intimidó a los socialistas, que salieron en tromba a defender al ministro. La secretaria de Organización del PSOE, Leire Pajín, recriminó al PP que 'no respete ya absolutamente ningún tema de Estado' y añadió que 'el PP no puede limitarse una y otra vez a intentar desgastar al Gobierno'. La misma opinión mereció para Elena Valenciano, secretaria de Política Internacional del partido, la campaña conservadora. 'El PP tiene poco que enseñarnos. Mientras ellos apuestan por la diplomacia de la avestruz, el PSOE defiende el diálogo', añadió. El toque de humor lo puso el diputado José Antonio Tapias, quien advirtió sobre la intención del PP de 'escalar la Roca a las primeras de cambio'. No ven más que 'perejiles', concluyó.