Público
Público

Moratinos promete en Bruselas una presidencia europeísta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

España prometió hoy en Bruselas que su presidencia de turno de la Unión Europea (UE), que comienza el próximo 1 de enero, "será una presidencia europeísta", pero sin intentar competir con los nuevos altos cargos comunitarios que encabezan la UE surgida del Tratado de Lisboa.

"No habrá competencia, sino coordinación, complementariedad y apoyo a estas nuevas instituciones y personalidades", afirmó el ministro español de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, al presentar los objetivos del semestre en el Consejo de la UE.

El presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, y la nueva alta representante de Política Exterior, Catherine Ashton, ya han estado en Madrid en las últimas semanas para preparar el semestre español con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero.

Moratinos recalcó hoy que son Van Rompuy y Ashton a quienes les corresponde "impulsar a la Unión Europea" en este período, aunque recordó que la presidencia española "no va a renunciar a sus responsabilidades".

El ministro intentó despejar así cualquier posible sospecha acerca de que la presidencia española -que debe proseguir la aplicación y puesta en marcha progresiva de las novedades del Tratado de Lisboa- pudiera intentar eclipsar a ambos dirigentes comunitarios para ganar más visibilidad.

La continuación de la aplicación del Tratado y la recuperación de la economía serán los principales ejes del período español al frente de la Unión, junto con el impulso al papel de la UE en el mundo y el desarrollo de la ciudadanía europea.

La presidencia ha sido preparada con "sentido histórico del momento en el que vive la Unión Europea", recapituló Moratinos, al desgranar ante la prensa internacional las prioridades temáticas de este período.

Así, el ministro recordó que durante el próximo semestre deben aprobarse los detalles concretos de la puesta en marcha del Servicio Europeo de Acción Exterior, el futuro cuerpo diplomático de la UE.

También habrá cumbres, entre otros países, con EEUU, Rusia, Marruecos (la primera de este tipo) y la región de Latinoamérica y el Caribe, una cita que tendrá lugar en mayo en Madrid y que será "un momento importante" para la presidencia española, según Moratinos.

En ampliación, se podrían concluir las negociaciones con Croacia y se espera el inicio de las de Islandia, así como prosiguen las de Turquía, mientras que no se descarta que Serbia pueda solicitar formalmente su ingreso en la Unión.

En economía, España quiere que los próximos seis meses sirvan para acelerar la salida de la crisis, para lo que se quiere "avanzar lo máximo posible" en la coordinación de las políticas económicas de los Veintisiete, dijo el ministro español.

También se prevé concluir el proceso de aprobación en el Parlamento Europeo (PE) del conjunto de medidas ya aprobadas en el Consejo sobre la nueva estructura de supervisión financiera comunitaria, que busca prevenir las causas de la reciente crisis de los mercados financieros.

El sistema está "prácticamente finalizado" y le corresponderá a la presidencia española aplicarlo para obtener los "resultados deseados", señaló Moratinos.

Además, dijo que se desarrollará la llamada "estrategia 2020" para programar medidas que aumenten en los próximos diez años la competitividad y la innovación de la economía europea.

En cuestiones sociales, España quiere desarrollar la agenda de igualdad, especialmente extendiendo a toda la UE la lucha contra la violencia de género y en el desarrollo de nuevas medidas sobre inmigración que ayuden también a los países de origen.

El objetivo es que los ciudadanos comunitarios sientan que se avanza "en sus libertades, en sus niveles de protección social", destacó el ministro español de Exteriores.