Público
Público

Moratinos y su homólogo marroquí se reunirán tras la crisis, que el Gobierno ve reconducida

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, se reunirá en septiembre con su homólogo marroquí, Taieb Fassi Fihri, después de la situación que se ha vivido recientemente en Melilla y que el Gobierno ve ya reconducida y canalizada gracias a las gestiones diplomáticas que ha realizado.

Así lo ha manifestado la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, en la que también ha criticado el "ardor guerrero" del PP, al que ha acusado de oportunismo, de deslealtad y de hacer política partidista a costa de las buenas relaciones que mantienen España y Marruecos.

Tras resaltar la "cordial relación" entre ambos países, De la Vega ha insistido en que lo importante es que los acontecimientos ocurridos en la frontera de Melilla "se han tratado y reconducido", y ha dicho que Moratinos habló con Fassi Fihri hace semanas y "se aclararon los malentendidos" entre dos países con "intereses comunes y amigos".

Las relaciones entre España y Marruecos se corresponden con las de dos países "socios y amigos" que mantienen una relación cordial en muy diversos ámbitos, tanto políticos, como económicos o de cooperación.

De la Vega ha dejado claro que en estos días se han intensificado las labores diplomáticas, tanto por parte del Ministerio de Asuntos Exteriores como del de Interior, y ha recordado que el titular de este último departamento, Alfredo Pérez Rubalcaba, viajará el lunes a Rabat para "incrementar aún más si cabe la colaboración entre ambos países en materia de seguridad".

Por su parte, Moratinos se verá con su homólogo marroquí a principios de septiembre, por lo que, según De la Vega, el Gobierno está "trabajando" y mantiene con Marruecos una relación "muy sólida que se ha venido construyendo de forma bilateral muy intensamente en estos últimos años".

Sobre la visita a Melilla del ex presidente del Gobierno José María Aznar y del vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, la vicepresidenta se ha mostrado "absolutamente convencida de que todos los ciudadanos se han dado cuenta del oportunismo" de ese partido.

A su juicio, es "inaceptable que el PP quiera hacer política partidaria a costa de las relaciones entre Marruecos y España", que son hoy "más prósperas y fructíferas que nunca lo han sido" debido al trabajo diplomático "serio y riguroso" del Gobierno, "muy alejado del ardor guerrero al que nos tenía acostumbrado el PP cuando gobernaba".

"Mientras unos trabajamos por rebajar la tensión, por solucionar o por construir consensos, el PP se dedica a la escenificación oportunista y desleal. Ni son serios ni trabajan con seriedad ni con respeto a los melillenses, a los que, por cierto, sólo visitan cuando están en campaña electoral", ha apostillado.

Fernández de la Vega cree que hoy los melillenses tienen muchos más recursos en infraestructuras y en servicios sociales que los que tenían en el año 2004, además de contar con más del doble de agentes fronterizos y un 35 por ciento más de efectivos en toda la ciudad, con un total de más de un millar de policías y guardias civiles.

"Eso es una manifestación de lo que significa apoyar de verdad, compartir, estar con los melillenses. El resto son palabras retóricas, artificiales y oportunistas que ni ellos mismos, ni el PP se cree", ha agregado.

Sobre las críticas del PP por no ser informado de las gestiones que se llevaban a cabo para solucionar el conflicto, De la Vega se ha limitado a señalar que el Gobierno siempre le informa de todas las actuaciones relevantes y, sobre todo, del ámbito de la política exterior.

El PP, ha continuado, conoce las relaciones con Marruecos y los acuerdos con ese país, que se hacen de forma bilateral y en el ámbito de las comisiones parlamentarias pertinentes.

Ha vuelto a calificar la visita de Aznar de "inoportuna" y "desleal" y ha subrayado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se ha caracterizado por hacer viajes y actuaciones políticas en Ceuta y Melilla, tanto como jefe de la oposición en su día como en su calidad de jefe del Ejecutivo, "de una forma totalmente correcta".

La política del Gobierno con Marruecos es "clara" y se caracteriza por el "rigor", la "responsabilidad" y la "colaboración" en todos los ámbitos, ha señalado.

De hecho, en los seis años de Gobierno de Zapatero han mejorado las relaciones en materia de inmigración, terrorismo o comercio, fruto de "un trabajo serio y riguroso".