Público
Público

Morbo en la primera etapa hacia el Bernabéu

El Real Madrid no es cabeza de serie el año en que la final se disputa en su estadio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Nada como la Liga de Campeones para medir de forma objetiva la trayectoria reciente de un club. El sistema de coeficientes que aplica la UEFA coloca a cada equipo en su sitio, atendiendo a los méritos deportivos acumulados durante los últimos años. Por eso el Barça y el Sevilla, con elevados coeficientes merced a sus éxitos europeos, figuran hoy en el bombo 1 del sorteo de la fase de grupos que se celebra en Monyecarlo (a las 18.00h.) y evitarán al Arsenal, Manchester United, Liverpool, Chelsea, Bayern y Milan.

Uno de esos duros rivales le tocará al Real Madrid, que por primera vez en la historia del torneo no está entre los ocho equipos con mejor coeficiente. Justo en el año en el que la final se disputará en el Bernabéu (25 de mayo), el equipo que más copas de Europa atesora, nueve, figura en el bombo 2. Los blancos han caído en picado hasta la posición 13ª en la clasificación UEFA.

El despliegue económico de Florentino Pérez provoca que, si las bolitas caprichosas lo deciden, Cristiano Ronaldo regresará a Manchester; o Xabi Alonso se las verá con Benítez en Liverpool; o habrá que visitar a Uli Hoeness, irascible director general del Bayern que se ha negado a negociar la venta de Ribery.

El Barça también tiene esta tarde su cuota de morbo, comandada por el posible retorno de Etoo al Camp Nou. Si así fuese, Ibrahimovic, en el reverso, se enfrentaría al Inter, su ex equipo. El Stuttgart de Hleb, que aún pregona su resquemor con Guardiola, es otro posible rival azulgrana.

Al Atlético, en el bombo 3, le beneficia que haya dos equipos españoles en el bombo 1 y que su vecino y eterno rival esté en el 2. Son tres plazas que ocuparían otros tantos clubes poderosos y que no afectan a los rojiblancos dada la norma de que no puedan coincidir en un mismo grupo equipos del mismo país. Aun así, los de Abel necesitan suerte para no tener que enfrentarse a rivales peliagudos.