Público
Público

Morenés anuncia un desfile 'low cost' con cabra, pero sin tanques ni aviones

Costará menos de un millón de euros, un tercio menos que hace diez años. El ministro de Defensa rechaza que España haya abandonado a los traductores afganos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Defensa, Pedro Morenés, ha afirmado hoy que 'todo está preparado' para el desfile del Día de la Fiesta Nacional, que se celebrará el próximo sábado, bajo la austeridad y con un coste de 'bastante menos' de un millón de euros, un tercio menos que hace diez años.

El titular de Defensa, en declaraciones a RNE, ha avanzado que el desfile de este año mantiene la 'austeridad y dignidad' de las últimas ediciones, y ha confirmado que estará presidido por los Príncipes de Asturias por los problemas de salud del Rey, que ahora 'debe seguir la rehabilitación y tomárselo con mucha calma'.

El desfile contará con la participación de unos 2.600 militares de los tres ejércitos y de la Guardia Civil, con unos 50 vehículos ligeros, entre motos y coches, pero no contará con la presencia de aviones de ataque, helicópteros o carros de combate, aunque sí de los aparatos de la patrulla acrobática 'Aguila', cuyos aviones lanzan humo con los colores de la bandera de España al terminar la parada. Para eso, según dijo el ministro, se hará 'un esfuercillo'. Quien no faltará tampoco es la tradicional cabra de la Legión.

Desde Defensa han precisado que este año el desfile conllevará un ahorro de más de 150.000 euros con respecto a la de 2012. El presupuesto total de este año será de aproximadamente 823.000 euros, al tiempo que han destacado que el formato será muy similar al del año pasado.

El presupuesto total del desfile militar de este año será de aproximadamente 823.000 eurosDe esta forma, el ministerio ha decidido dar continuidad a las medidas de austeridad que ya impuso el año pasado a causa de la crisis. En 2012, el ahorro fue de más del 60% con respecto al año anterior, cuando Defensa, entonces bajo la dirección de Carme Chacón, se gastó hasta 2,8 millones en el desfile del 12 de octubre.

Durante la entrevista, Morenés ha señalado que los presupuestos de su departamento para 2014, que han descendido un 3,2% respecto a 2013, son 'prietos' y 'duros', y que su mayor preocupación es el adiestramiento de la Fuerza.

Sobre la reducción de plantillas en las Fuerzas Armadas, ha advertido de que todos los ejércitos del mundo lo están haciendo y ha dicho que el jefe de Estado Mayor de la Defensa analiza la dimensión personal y material de los ejércitos.

Morenés apuesta por mantener entre 110.000 y 120.00 efectivos de las FFAA

Sin embargo, ha reconocido que la eficacia de las Fuerzas Armadas no radica en su número de efectivos y ha apostado por mantener una horquilla de entre 110.000 y 120.000 (actualmente hay 140.000).

Por debajo de esa cifra, junto con la ausencia de material, sistemas de armas y adiestramiento, la seguridad nacional podría verse afectada, según el ministro.

Respecto a las misiones en el exterior, Morenés ha destacado que en Afganistán 'no es fácil hacerlo mejor. Nos vamos con la misión cumplida y allí hemos dejado sangre española'.

Tras indicar que han regresado a España unos 700 militares y se han quedado en Herat unos 300, ha avanzado que la aportación española en 2015 está aún por decidir y pendiente de la decisión que adopte EEUU y la OTAN.

Morenés ha asegurado también que las Fuerzas Armadas ofrecieron a los intérpretes afganos que dejaron de trabajar para ellas a causa del repliegue tanto trabajos como la posibilidad de solicitar asilo en España si creían estar en situación de riesgo en su país. Así pues, ha garantizado que no se les forzó para que no hicieran esta petición.

Según el ministro, las Fuerzas Armadas abordaron este asunto 'con cada uno' de los intérpretes afganos el pasado febrero e hicieron un 'análisis de riesgos' para valorar su situación una vez finalizara el proceso de repliegue de las tropas españolas en la provincia afgana de Badghis, que culminó a finales de septiembre.

Según el ministro, el caso de los traductores afganos es similar al que tenía lugar en España ante la amenaza terrorista de ETA: 'Hacíamos un análisis de riesgos y al final decidíamos qué umbral de riesgo era el que se podía cubrir, independientemente de que luego alguien pueda tener la sensación de un riesgo especial'.

'Les ofrecimos trabajos allí, traslados y pedir asilo político en España'

Así pues, ha insistido en que este mismo análisis es el que se llevó a cabo con los intérpretes. 'Les ofrecimos trabajos allí, traslados y pedir asilo político en España en caso de que tuviesen una sensación de sufrir amenazas. Y eso sigue siendo permanente', ha explicado, tras lo cual ha afirmado que en ningún caso el departamento que dirige ha 'forzado' a los afganos a que renunciaran a la petición de asilo.

Morenés ha dicho no tener datos acerca de cuántos intérpretes han solicitado asilo en España porque la tramitación corresponde al Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, ya que la petición se realiza a través de consulados y embajadas.

Eso sí, el ministro ha querido dejar claro que las Fuerzas Armadas y el Gobierno no pueden hacer otra cosa que 'agradecer' el trabajo de los traductores. 'Las Fuerzas Armadas españolas tienen una cercanía y humanidad extraordinaria con los pueblos a los que estamos ayudando y eso lo he vivido en primera persona. Creo que nuestro comportamiento humanitario en las operaciones militares es ejemplar', ha apuntado.