Público
Público

Moreno-Ocampo afirma que los datos apuntan a crímenes de lesa humanidad en Kenia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El fiscal jefe de la Corte Penal Internacional (CPI), Luis Moreno-Ocampo, afirmó hoy, después de tres días de visita a Kenia, que "hay datos suficientes que apuntan a que en el país se cometieron crímenes de lesa humanidad" tras las elecciones generales de 2008.

"Creo que se trata de un caso importante", dijo el fiscal argentino, quien hace dos días ordenó a los jueces de La Haya abrir una investigación formal que comenzará el próximo diciembre.

Moreno-Ocampo ofreció hoy una rueda de prensa para aclarar que se ha asegurado de que "serán juzgados los principales responsables" de la violencia postelectoral, entre los que supuestamente se encuentran varios altos cargos del Gobierno keniano.

Los crímenes referidos se produjeron el pasado año a raíz de que la oposición denunciara un fraude después de que se publicaran los resultados de las elecciones generales, que daban la victoria por segunda vez consecutiva a Mwai Kibaki.

Seguidores de Kibaki y de su oponente, Raila Odinga, se enfrentaron durante unos cuarenta días, periodo en el que más de 1.500 personas fueron asesinadas y 400.000 quedaron desplazadas.

El conflicto se resolvió después de que se firmara un acuerdo para formar un Gobierno de unidad auspiciado por el ex secretario general de la ONU, Kofi Annan, por el que Kibaki se convertiría en el presidente del país y Odinga en el primer ministro.

Investigaciones posteriores efectuadas por un grupo local, la "Comisión Waki", denunciaron que altos cargos políticos habían instigado la violencia con mensajes tribales y orquestado la confrontación.

La "Comisión Waki" y la comunidad internacional instaron a Kenia a poner en marcha unas reformas que allanaran el camino para las próximas elecciones, entre ellas la creación de un tribunal local que juzgara a los culpables.

Sin embargo, esas reformas apenas han comenzado y la creación del tribunal local ha sido rechazada por el Parlamento keniano en distintas ocasiones.

La pasividad del Gobierno de Kenia es una de las causas que ha llevado a Moreno-Ocampo a emprender la investigación de la violencia postelectoral.

"El objetivo de la CPI es iniciar el proceso y prevenir la impunidad", declaró Moreno-Ocampo, quien añadió que "los culpables que no sean procesados por la CPI tendrán que ser juzgados por cortes locales".

Tras reunirse con el fiscal argentino el pasado jueves, Kibaki y Odinga expresaron que cooperarán con el proceso judicial, aunque se negaron a remitir la orden de inicio del proceso, lo que puso de relieve la necesidad de que jueces de La Haya comenzaran la investigación.

"Volveré al país a entrevistar a las víctimas, a visitar los lugares donde tuvieron lugar los enfrentamientos, a ver a los testigos", prometió Moreno-Ocampo ante la prensa.

Para el fiscal, la investigación por la CPI "es un paso importante para evitar que la violencia de las elecciones pasadas se repita en las próximas. A todos nos preocupa el 2012", fecha prevista para los próximos comicios generales.

Si el proceso sigue adelante, altos cargos políticos kenianos podrían pasar a ser juzgados por órganos internacionales, algo que nunca ha ocurrido en esta nación africana.