Publicado: 18.12.2013 10:58 |Actualizado: 18.12.2013 10:58

La morosidad de la banca alcanza el 13%

El volumen de créditos dudosos sube en octubre hasta los 190.971 millones de euros, cerca de los niveles registrados cuando la banca se encontraba en el punto de mira de los inversores

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El saldo de los créditos morosos de la banca española volvió a subir en octubre y marcó un nuevo récord del 13%, desde el 12,68% de septiembre, con lo que marca así un nuevo máximo histórico desde que el Banco de España recopila estos datos.

El volumen de créditos dudosos subió en 3.341 millones de euros, hasta 190.971 millones de euros, cerca de los niveles registrados cuando la banca se encontraba en el punto de mira de los inversores. Por su parte, el volumen de créditos se contrajo en unos 12.000 millones de euros a 1,47 billones.

Este nuevo récord se produce tras la revisión de los préstamos refinanciados. El Banco de España calculaba recientemente que el importe de activos normales dentro de refinanciaciones pasaría de los 73.557 millones a 48.193 millones, lo que elevaría los dudosos desde los 71.660 millones a los 92.224 millones.

La mora registró descensos en diciembre de 2012 y febrero de este año por los efectos contables del traspaso de activos a la Sociedad de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el banco malo, primero por parte de las nacionalizadas (Bankia, NCG Banco y catalunya Caixa) y después por las entidades del grupo 2 (Ceiss, BMN y Caja3). Un vez corregido este efecto, la mora ha retomado su senda alcista y ya encadena ocho subidas consecutivas desde el pasado mes de febrero.

La morosidad de la banca ha marcado en octubre una brecha de 3,85 puntos porcentuales respecto al máximo de la crisis anterior, que data de 1994, cuando se estableció en el 9,15%. También supone 1,77 puntos porcentuales más que la tasa registrada en octubre del año pasado (11,23%). En los primeros meses del año la mora se había ralentizado, pero en junio se disparó hasta el 11,6%.

Este nuevo máximo de la morosidad se produce después de que la cartera crediticia se redujera en 12.144 millones de euros en octubre respecto al mes anterior. El crédito global del sector financiero ha alcanzado los 1,469 billones de euros, frente a los 1,481 billones del mes anterior. Sin embargo, esta cartera ha sufrido una contracción del 13% en los últimos doce meses, ya que en octubre de 2012 se situaba en 1,688 billones de euros.

Ante el deterioro de la cartera crediticia, las entidades financieras han elevado sus provisiones bancarias en octubre, tanto por las exigencias de las medidas para sanear el sector como de forma voluntaria, hasta los 120.068 millones de euros, lo que supone un 0,3% más que en el mes anterior. En octubre de 2012, el colchón se quedaba en 119.654 millones de euros.

"La tasa de morosidad en España sigue en máximos históricos principalmente debido al crecimiento negativo o nulo del PIB, lo que hace que no haya crecimiento de empleo y, desde luego, sin crecimiento de empleo la mora no se reduce", ha explicado el analista de XTB Gustavo Martínez. Martínez ha advertido de que se entra en un "laberinto de difícil salida" y cuya solución pasa por la creación de empleo. "La escasa actividad económica tiene como consecuencia directa un incumplimiento por parte de las empresas con sus obligaciones crediticias", ha subrayado.

El saldo de créditos hipotecarios dudosos alcanzó a cierre del tercer trimestre un nuevo máximo histórico, con 29.180 millones de euros, que equivalen al 5,07% de los 574.919 millones de euros en préstamos destinados a la compra de vivienda en este periodo, según datos del Banco de España. De esta forma, la mora en el caso de estos créditos en los que la vivienda es la garantía del pago y que, por tanto, son susceptibles de desembocar en embargos o desahucios, ha crecido ligeramente en los últimos tres meses, ya que en el segundo trimestre se situó en el 4,9%. En términos absolutos, el saldo de hipotecas morosas ha crecido algo más de un 2% en tres meses respecto a los 28.596 millones con los que cerró el segundo trimestre, mientras que el saldo hipotecario total ha disminuido sólo un 1,4%.

Por otro lado, los créditos morosos de las entidades financieras concedidos para actividades inmobiliarias volvieron a repuntar en el tercer trimestre, con un aumento del 6,99% respecto al segundo, hasta los 65.670 millones de euros, tras el descenso experimentado en los primeros meses de 2013, en paralelo al traspaso de muchos activos tóxicos a la Sareb. Además, el volumen de crédito concedido a los promotores ha descendido en el tercer trimestre hasta los 195.083 millones de euros. En consecuencia, la morosidad en el crédito promotor ha aumentado desde el 31,1% del cierre de junio hasta el 33,7%.

Si a estas magnitudes se suma el crédito moroso de los constructores, que asciende a 19.573 millones de euros, con una tasa de morosidad del 31,1%, el resultado es un montante de 85.243 millones de euros. De esta forma, la mora conjunta de promotores y constructores alcanzaría el 33%.

Mientras persiste la sequía del crédito para la compra de viviendas, la mora de los promotores se ha multiplicado por más de tres desde 2008, año en el que alcanzó los 19.416 millones de euros, iniciando una progresión ascendente que se ha visto interrumpida sólo en el último trimestre de 2012 y el primero de 2013.