Publicado: 18.11.2013 10:24 |Actualizado: 18.11.2013 10:24

La morosidad de la banca marca en septiembre un nuevo récord, en el 12,68%

La cifra total de créditos dudosos se sitúa en 187.830 millones, cerca de los niveles previos al rescate bancario.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La morosidad de los créditos concedidos por los bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) a particulares y empresas ha escalado hasta el 12,68% en el mes de septiembre, frente al 12,12% registrado el mes anterior, marcando así un nuevo récord histórico en los más de 50 años que lleva el Banco de España recopilando estos datos.

Según los datos hechos públicos este lunes por la institución que dirige Luis María Linde, la cifra total de créditos dudosos se ha situado en 187.830 millones de euros, cerca de los niveles previos al rescate bancario, tras un incremento de 6.888 millones de euros respecto a agosto.

La cartera crediticia conjunta de todas las entidades financieras se redujo en septiembre hasta 1,481 billones de euros, por debajo de los 1,490 billones de agosto; se trata su tasa más baja desde finales de 2006, por efecto del paulatino desapalancamiento de empresas y familias, de la escasa demanda de financiación por la aún precaria situación económica y de lo que muchos expertos ven como escasa oferta por parte de las entidades. En septiembre de 2012, el volumen de créditos se situaba en 1,701 billones de euros.

Ante el deterioro de la cartera crediticia, las entidades financieras han elevado sus provisiones bancarias en septiembre, tanto por las exigencias de las medidas para sanear el sector como de forma voluntaria, hasta los 119.987 millones de euros, lo que supone un 0,6% más que en el mes anterior. En septiembre de 2012, el colchón ascendía a 112.751 millones de euros.

Respecto a septiembre de 2012, el volumen de créditos morosos, que se consideran así después de tres meses consecutivos de impago, ha aumentado en 5.604 millones de euros, ya que entonces sumaban 182.226 millones de euros y el porcentaje de mora se encontraba en el 10,71%.

La mora registró descensos en diciembre de 2012 y febrero de este año por los efectos contables del traspaso de activos a la Sociedad gestora de activos procedentes de la reestructuración bancaria (Sareb), primero por parte de las nacionalizadas (Bankia, NCG Banco y catalunya Caixa) y después por las entidades del grupo 2 (Ceiss, BMN y Caja3). Un vez corregido este efecto, la mora ha retomado su senda alcista y ya encadena siete subidas consecutivas desde el pasado mes de febrero.

La morosidad marca en septiembre una brecha de 3,52 puntos porcentuales respecto al máximo de la crisis anterior, que data de 1994, cuando se estableció en el 9,15%. También supone 1,97 puntos porcentuales más que la tasa registrada en septiembre del año pasado (10,7%). En los primeros meses del año la mora se había ralentizado, pero en junio se disparó hasta el 11,6%. El anterior récord histórico se marcó en noviembre de 2012, cuando se situó en el 11,38%, una cifra que a día de hoy ha sido superada con creces.

A la vista de estos datos, el analista de XTB Javier Urones ha explicado que con más de 187.000 millones de euros en créditos dudosos y bastantes más en fase de refinanciación, las entidades nacionales "afrontan con bastantes dudas el cierre del ejercicio". Desde su punto de vista, las políticas monetarias expansivas del Banco Central Europeo (BCE) "tienen poco, o mejor dicho casi nulo, efecto en la economía real, ya que por mucho que se fuerce a las entidades bancarias nacionales a prestar los euros que tan baratos reciben, es absolutamente inviable que se haga con la mora en estos niveles".

Urones ha señalado que la mora bancaria, "que ha mostrado una alta correlación con la tasa de desempleo", está devolviendo "el problema clásico de la pescadilla que se muerde la cola". "Mientras no veamos bajar el número de parados en España será imposible que el volumen de créditos dudosos se vea minorado", ha destacado. Por todo ello, el experto desaconseja la inversión en aquellas entidades bancarias cuyo beneficio provenga en su mayor parte del territorio nacional. Así, ha indicado que entidades como Banco Santander, con un 7% de su cuenta de resultados proveniente del territorio nacional, o BBVA, con una alta exposición al mercado mexicano, "pueden ser buenas alternativas dentro del sector financiero".

La banca española cerrará el 20% de sus sucursales hasta 2015, el doble que la banca alemana y cuatro veces más que la francesa, debido a la caída de los ingresos y las políticas de contención de gastos. Según los datos de un estudio de la consultora Roland Berger difundido hoy, el 80% de los directivos de banca consultados prevé rentabilidades por debajo del 10% en 2015 y caídas de resultados o una evolución inferior al 2%.

Sin embargo, en España la realidad bancaria muestra un comportamiento "diferente y alentador", ya que dos tercios de los directivos entrevistados esperan un crecimiento del resultado neto bancario hasta el 2% y un 17% adiciones cree que el aumento será mayor entre 2013 y 2015. Aún así las previsiones apuntan hacia el cierre de un número de oficinas mayor que en otros países europeos por la dificultad para mantener el ritmo de ingresos y la escasez de productos que generen comisiones.