Público
Público

La morosidad de la banca supera ya el 10%

La  tasa de impago marca un nuevo máximo histórico desde que el Banco de España recopila estos datos.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La morosidad de los créditos concedidos por bancos, cajas, cooperativas y establecimientos financieros de crédito (EFC) a particulares y empresas alcanzó en agosto el 10,51%, con lo que marca un nuevo máximo histórico desde que el Banco de España recopila estos datos. Esto es, de cada 100 euros prestados por las entidades, estas ya no recuperarán (o dudan que pueda recuperar) unos 10,5 euros. 

El volumen de créditos dudosos alcanza los 178.579 millones de euros. Según datos del Banco de España, al cierre del mes de agosto la cartera crediticia era de 1,69 billones de euros, un 1,05% inferior a la que había en julio (1,71 billones). Respecto a agosto de 2011, el volumen de créditos morosos, que son los que llevan tres meses consecutivos de impago, ha pasado de 127.785 millones de euros a 178.579 millones de euros, lo que supone un incremento del 39,7 %,. En un año la tasa de morosidad ha pasado del 7,1 % al 10,5%.

Esta tasa de impago ahonda en el nivel más alto registrado en julio (9,86%) y marca una brecha de casi un 1,5 puntos porcentuales respecto al máximo de la crisis anterior, febrero de 1994, cuando se estableció en el 9,15%. También supone un aumento de más de tres puntos porcentuales respecto al nivel de agosto de 2011 (6,93%).

Los créditos morosos totales del sector financiero español crecieron en 5.343 millones de euros en agosto comparado con julio, un mes después de que España solicitara el rescate bancario a la Unión Europea.

La mora de los establecimientos financieros de crédito (EFC) —entidades principalmente que conceden financiación para comprar automóviles, muebles, televisores y otros bienes de consumo— está en el 8,97%, la misma tasa que tenía en el mes de julio, con un volumen de crédito dudoso de 3.541 millones de euros. En el último año, la tasa de morosidad de los EFC apenas ha variado (9% en agosto de 2011).

La tasa de morosidad no ha dejado de subir desde abril de 2011 debido a la crisis económica y las dificultades que acarrea para que los deudores hagan frente a sus compromisos de pago.