Público
Público

Moscú y Washington cerrarán en 2010 el nuevo tratado de desarme nuclear

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Rusia y Estados Unidos entrarán en el nuevo año sin haber conseguido un nuevo tratado de desarme nuclear, pero sus líderes han asegurado que el documento está casi listo y se firmará en cuanto se cierren los últimos detalles técnicos.

Ambos países han logrado "excelentes progresos" y están "bastante cerca" de consensuar el acuerdo que sustituirá al tratado START, que expiró el pasado día 5, dijo el presidente de EEUU, Barack Obama, tras reunirse ayer en Copenhague con su homólogo ruso, Dmitri Medvédev.

"Nuestras posturas están cercanas, y los asuntos negociados, cerrados. Quedan detalles técnicos que necesitan un trabajo de acabado. Espero que podamos hacerlo en breve plazo", señaló por su parte el dirigente ruso.

Los puntos sobre las íes los puso el asesor de Kremlin, Serguéi Prijodko, quien anunció que ambos equipos de negociadores, que desde hace ocho meses trabajaron contrarreloj en el nuevo acuerdo en Ginebra, se toman unas breves vacaciones de fin de año.

"Las delegaciones que negociaron interrumpidamente y sin descanso desde hace varios meses se toman una pequeña pausa para las fiestas de Navidad", dijo sobre las vacaciones de fin de año, que en Rusia incluyen en enero un largo puente festivo de diez días.

Prijodko destacó la promesa de los presidentes de tener listo el texto del nuevo "en un futuro visible, dentro de poco tiempo", pero se negó a poner plazos al recordar que el tratado START de 1991 se había redactado durante dos años.

En su último intento de cerrar un acuerdo, la Casa Blanca y el Kremlin desplazaron a Copenhague a ambos equipos de negociadores, y los presidentes mismos estaban tan inmersos en el trabajo que Obama se sentó bajo la bandera rusa, y Medvedev, bajo la estadounidense.

"Gracias a ambos líderes, logramos resolver tres cuestiones de principio. Y todavía quedan otras dos, que no son para nada detalles técnicos, sino problemas serios, que requieren voluntad política", citó hoy el diario "Kommersant" las palabras de un negociador ruso.

El experto se mostró convencido de que las partes lograrán consensuar sus posturas, pero escéptico ante la posibilidad de que ese trabajo concluya en enero.

"Es un documento nuevo en principio en comparación con el START. Su principal diferencia radica en que establece una paridad absoluta en todas las categorías (de armamento), y esto es lo que requiere tiempo", indicó.

Obama y Medvédev acordaron en julio pasado en Moscú que el nuevo tratado, que tendría una vigencia de diez años, reduciría el número de cabezas nucleares de cada país a una cifra de entre las 1.500 y las 1.675 en sus primeros siete años.

Entre las principales discrepancias el negociador ruso mencionó la falta de acuerdo sobre el número de vectores o portadores de las cabezas nucleares, que Obama y Medvédev acordaron en julio pasado reducir hasta un tope de entre 1.100 y 500 proyectiles.

El especialista indicó que al comienzo de las negociaciones EEUU propuso una reducción hasta los 1.100 portadores, mientras que Rusia puso como tope 500, y sigue rechazando la última cifra de 800 que sugiere la delegación norteamericana.

Entre otros problemas el experto citó la falta de claridad sobre cómo contabilizar los bombarderos pesados y sobre cómo cumplir el deseo de Moscú de enlazar en el texto los armamentos estratégicos ofensivos con los defensivos, es decir con la defensa antimisiles.

Tampoco hay acuerdo sobre el intercambio de datos de telemetría sobre los ensayos de misiles, que Moscú se resiste a entregar a Washington una vez que, expirado el START, hayan terminado las inspecciones estadounidenses en las fábricas de cohetes rusas (EEUU actualmente no realiza pruebas de misiles balísticos).

El experto admitió que Rusia y EEUU no deben darse prisas, sino preparar bien el acuerdo, pero opinó que para evitar críticas Obama y Medvédev deben firmarlo antes de mayo, cuando tendrá lugar una conferencia de la ONU sobre el Tratado de No Proliferación nuclear.

Según fuentes rusas, actualmente EEUU tiene 5.576 cabezas nucleares y 1.198 portadores, mientras Rusia dispone de 3.909 cargas atómicas y 814 vectores.

En misiles, ambos países tienen relativa paridad -550 en EEUU y 469 en Rusia-, pero en los rusos está instalado casi el doble de cabezas, 2.005 contra 1.250 en los cohetes norteamericanos.

A su vez, EEUU supera a Rusia en el número de bombarderos estratégicos (216 contra 77) y en el de misiles instalados en submarinos nucleares (432 contra 268).