Público
Público

"La mosquitera" lleva a Karlovy Vary una radiografía de la sociedad burguesa

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El drama urbano "La Mosquitera", una radiografía de la confusión moral de la sociedad burguesa española actual, es el filme con el que el realizador Agustí Vila debutó hoy en Karlovy Vary y con el que optará al Globo de Cristal en la 45ª edición del festival de cine checo.

El trabajo reúne elementos de la tragedia, aunque tiene más de comedia burlesca, y es también ejemplo del drama costumbrista español, lo que puede ocasionar algún desconcierto al espectador.

"Es una apuesta arriesgada, pero si no se arriesga no se puede hacer nada", declaró a Efe Vila, que acudió a la ciudad balneario checa para presentar su segundo largometraje de ficción.

"No me gusta utilizar un género fijo, sino la mezcla de géneros, para que te sorprenda y no te sientas acomodado. Que no sepas lo que va a ser", afirmó.

"Es una comedia sobre la imposibilidad de la tragedia", añade Vila, quizás porque los personajes de la película "no se asumen a sí mismos y piden las cosas con claridad".

La cinta, que alterna el catalán y el castellano como otro elemento de ruptura, habla en realidad sobre los amores marchitos o, lo que es mismo, la ausencia de amor, lo que lleva inexorablemente a la infidelidad y a un tipo de sexo humillante y descarnado. Aquí la comedia deja de ser comedia.

El director indaga en las causas de ese situación y de la complejidad en las relaciones humanas, que pone a los personajes incluso al nivel de puros animales, no sólo en la forma de comer, sino haciendo a perros y gatos acompañantes de escenario.

Vila cree encontrar la base de esa maraña de malentendidos en los fallos en la educación de los hijos, y el déficit afectivo, lo que crea jóvenes emocionalmente inestables, adultos paranoicos y relaciones humanas demasiado frágiles.

Los mayores tampoco son inmunes a esa confusión, como se pone de manifiesto en el intento de suicidio de los padres de Miguel (el principal protagonista del filme, interpretado por Eduard Fernández) que llevan casados casi 50 años y empiezan a dudar de su mutuo amor.

Este largometraje, producido por "Eddie Saeta", una empresa de Luis Miñarro, todavía no tiene distribución en España.

Miñarro reconoció en Karlovy Vary que en este proyecto no se ha dejado llevar por su manera habitual de trabajar, ya que suele producir cine de autor "y esto es un guión convencional".

La producción, que cuenta con el apoyo de TVE y de Televisión de Cataluña, tiene un excelente reparto, en el que figuran Emma Suarez, Geraldine Chaplin y la colombiana Martina García.