Público
Público

Los Mossos abren información reservada para aclarar las causas del retraso en el aviso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los Mossos d'Esquadra han abierto una información reservada para esclarecer las causas del retraso de dos días en tener conocimiento de una comunicación de Interpol sobre la localización, sano y salvo, del gastrónomo suizo que se marchó sin pagar del restaurante El Bulli y que se dio por desaparecido.

Según han informado a Efe fuentes cercanas al caso, Interior ha abierto una información reservada para depurar responsabilidades, si es preciso, al responsable del retraso a la hora de comunicar internamente a los Mossos la notificación de Interpol.

Al parecer, la comunicación de Interpol anunciando la localización en Ginebra del gastrónomo Pascal Henry con posterioridad a su desaparición de El Bulli el día 12 de junio, fue recibida vía fax por la oficina que los Mossos tienen para coordinarse con los otros cuerpos policiales a última hora del día 5 de agosto.

El responsable de la oficina no fue a trabajar el 6 de agosto porque, según parece, ese día se encontraba indispuesto, y cuando se dirigió a la oficina el día 7 vio el fax y lo comunicó a sus superiores.

Precisamente, ayer mismo los Mossos llevaron a cabo su última batida, por tierra y aire, para descartar definitivamente que hubiera pistas sobre el gastrónomo en los alrededores de El Bulli, en una zona de montañas y calas en Roses (Girona).

Según las mismas fuentes, cuando se trata de una comunicación urgente, de casos de especial importancia, la Interpol acostumbra a llamar por teléfono para confirmar la recepción del mensaje.

Pascal Henry, que se encontraba haciendo una ruta gastronómica por los 68 restaurantes con tres estrellas Michelín de Europa, se marchó repentinamente, sin pagar la cena preparada en el local de Ferran Adrià.

El gastrónomo dejó en la mesa donde había degustado las delicias culinarias de Adrià una libreta donde apuntaba sus impresiones sobre todos los restaurantes con tres estrellas Michelín donde había comido, un total de 40, con el objetivo de que le sirvieran para preparar un libro sobre su experiencia.

La misteriosa desaparición de Henry tras no pagar la cena se ha convertido en los últimos días en todo un culebrón mediático, pese a los indicios que apuntaban a que su fuga podía ser voluntaria, pues hace unos años ya había protagonizado un hecho similar.