Público
Público

Mourinho asegura que el partido con el Milán es "un partido más"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José Mourinho, técnico del Real Madrid, restó importancia al atractivo duelo que protagonizará su equipo ante el Milán mañana en el estadio Santiago Bernabéu, un encuentro entre dos rivales que reúnen 16 copas de Europa, y aseguró que "es un partido más".

"Hemos jugado ya nueve partidos y para mí ninguno es más importante que el otro. Ningún adversario es mejor que otro, ni merece más respeto. Preparamos los partidos de igual modo y estudiamos al adversario exactamente con la misma concentración. Respetamos su fútbol", aseguró.

"El Milán es un adversario con una historia diferente a otros. No se puede olvidar que con el Real Madrid tienen 16 Copas de Europa. Es un partido entre dos clubes con una historia especial, pero para nosotros un partido más. Somos primeros y tenemos el modo de controlar nuestro destino. No nos jugamos quedar eliminados sino clasificarnos. Todo eso hace que sea un partido normal", añadió.

Mourinho quería lanzar un mensaje en la rueda de prensa y lo repitió en dos ocasiones sin que nadie le preguntara. "Si juega Pipo Inzaghi será más difícil", dijo. Fue una muestra de respeto a uno de los máximos goleadores en la historia de la Liga de Campeones, aunque sabe que no será titular en el Bernabéu.

Y desveló que no habrá ningún marcaje especial a los futbolistas ofensivos del Milán. "Tienen jugadores de gran calidad que hay que respetar. Pueden marcar la diferencia. Respeto a todos a los que me enfrento y muchas veces no son de esta dimensión futbolística. Sabemos sus movimientos en el campo, su dinámica de ocupación de espacios. Nosotros jugamos en zona, no marcamos al hombre", destacó.

"Veremos si juega Robinho, Ronaldinho, Ibrahimovic, Pato, Seedorf o 'Pipo' Inzaghi. Si juegan algunos o todos. Respeto a todos de verdad, pero prefiero que no juegue Inzaghi", aseveró.

De su etapa en el Inter de Milán, Mourinho conoce perfectamente a Ibrahimovic. Destacó que ahora vuelve a ser feliz. "Le conozco bien y España no, porque aquí Ibra no era Ibra. No era feliz, no tenía autoestima. España no conoce al verdadero. Estando bien en un equipo marca la diferencia", aseguró.

"Quiero ver a Ibra feliz. Todos lo jugadores que conmigo dan todo en el campo son jugadores que llevo en mi corazón. Él pasó una temporada fantástica conmigo en mi primer año en Italia. Fue un jugador fundamental en mi equipo. El Barcelona fue su problema por su elección. No se sentía feliz y quería regresar a un grande. Es muy orgulloso y quiere ser campeón con todos los grandes de Italia", añadió.

Avisó Mourinho de que está realizando un trabajo especial con sus centrales, Pepe y Ricardo Carvalho, para practicar la forma de frenar a Ibrahimovic. "Hay que educar a Pepe y Carvalho para que puedan parar a este excelente jugador", señaló.

El técnico portugués recordó que mañana cumple 75 partidos en Liga de Campeones. "Es mi partido 75. No es el primero ni el segundo, son muchas horas de 'Champions'. Por eso sé que el de mañana no es un partido de otro mundo, es uno más. Tenemos seis puntos, necesitamos 9 o 10 para clasificarnos. Recibimos en casa a Milán y Auxerre. No estamos desesperados, sino en situación de tranquilidad. Ganemos o perdamos al día siguiente será miércoles", manifestó.

Mourinho también resaltó el crecimiento de su equipo. "Va a más, pero sabemos que en el fútbol te llega un resultado negativo cuando menos esperas. Todo va en la dirección, justa pero habrá un partido en el que defensivamente no estaremos bien. Habrá momentos complicados. Trabajamos como equipo y tenemos la humildad suficiente para saber que tres meses de trabajo no son nada", dijo.

Y pidió a la afición madridista que cree un ambiente especial en una noche europea. "Estamos juntos e ilusionados, pensamos que estamos creando una ola positiva en el madridismo. Lo que pido para mañana es tener un Santiago Bernabéu con sensaciones positivas para su equipo, para ayudar en un partido muy difícil", comentó.

Por último, valoró la designación del portugués Pedro Proença como colegiado del encuentro, después de ser expulsado más de una vez por él.

"Me da igual el árbitro. La UEFA tiene un grupo de elite y los árbitros que llegan lo hacen porque han tenido años de experiencia en Europa. Piensan que tiene condiciones para dirigir el partido y yo creo que en este momento es muy fácil ser árbitro de un partido del Real Madrid, un equipo que juega, que casi no hace faltas y es muy disciplinado en el campo. Espero un partido en el que el árbitro no tenga mucha influencia", concluyó. EFE