Público
Público

El Movimiento contra la Intolerancia pide cambiar la Ley de Seguridad Privada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Movimiento contra la Intolerancia ha pedido al Gobierno que incorpore a la Ley de Seguridad Privada a los controladores de puerta y sala de los locales de ocio, así como realizar inspecciones en este sector "irregular" que alcanza a más de 140.000 personas en España, de las cuales 20.000 están en Madrid.

Según ha indicado a EFE el presidente de esta asociación, Esteban Ibarra, lo que se pretende con esta petición es que este asunto, que ha saltado a primer plano después de que este fin de semana muriese un chico de 18 años presuntamente por la paliza de un portero, abra un debate a nivel nacional.

"Queremos que llegue al Congreso, dado el calibre del problema", ha insistido Ibarra, porque según sus datos, en toda España hay unos 140.000 trabajadores de este sector, "todos irregulares y sin una sola inspección de trabajo, ni un contrato en condiciones".

"Estas personas ejercen funciones de seguridad sin que la Ley de Seguridad Privada les faculte para tal labor y esto se produce no solo en discotecas, sino también en bares de copas, salas de fiesta, locales de alterne y espectáculos diversos en todas las ciudades españolas, en pueblos y en rutas específicas de ocio nocturno", ha dicho.

"Hoy por hoy, no se hace nada: de vez en cuando una multa, una inspección. El empresario del local pide seguridad pero no mira nada y hay muchas empresas que se dedican a facilitar este personal que no están habilitadas para ello", ha señalado.

Según ha detallado a EFE Esteban Ibarra, la seguridad de los locales no sólo afecta a las puertas; en el interior de los locales "raro es que no haya una o dos personas, como mínimo, controlando las salas, los llamados 'seguratas'. Hay incluso salas de discotecas que tienen diez y más personas".

"El tema ha saltado en la discoteca El Balcón de Rosales, pero desde 1992, cuando la ley de Seguridad Privada dejó esa parcela sin contemplar, tenemos un problemón de envergadura", ha advertido Ibarra.

Asegura asimismo que los incidentes y sucesos violentos no son aislados y se reiteran todos los fines de semana en miles de locales de España, y que las medidas tomadas en Cataluña y el decreto anunciado en Madrid "solo palían el problema".

"Los abusos y malos tratos no son sucesos ocasionales, aislados, que esporádicamente se producen", afirma en un comunicado la asociación que preside Ibarra, que añade que "las conductas violentas y agresivas de los controladores de accesos ('puertas') y los controladores de sala ('seguratas') están a la orden del día en todas las ciudades y comunidades autónomas de España".

"El ejercicio abusivo de poder, las prácticas arbitrarias de acceso a locales, las humillaciones, los golpes y palizas, las conductas de matonismo son habituales en muchos locales de ocio nocturno y los 'puertas y seguratas' son solo parte del problema de inseguridad ciudadana en este ámbito", ha indicado Ibarra.

También ha afirmado que en los casos más graves de lesiones "se suelen realizar denuncias y son numerosas, aunque en la mayoría de ocasiones los usuarios cambian de local de ocio y renuncian a complicarse la situación en un juzgado".

No obstante, y aunque reconoce que el problema es "de muy difícil solución", recuerda que "resolverlo es competencia del Estado".