Público
Público

Muchas cirugías a ancianos en EEUU serían innecesarias: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Uno de cada tres ancianos estadounidensescubiertos por el seguro federal Medicare se somete a unacirugía en el último año de su vida, según un nuevo estudio.

Los reembolsos de Medicare y la disponibilidad de camas enlos hospitales son los factores que más influyen en la decisiónde los médicos de operar, más que la necesidad o el deseo delos propios pacientes, reveló el estudio, publicado en laúltima edición de la revista médica británica The Lancet.

"Mientras que algunas de estas cirugías son claramentenecesarias y útiles para los pacientes, probablemente unaporción sustancial no lo es", dijo a Reuters el director de lainvestigación, Ashish Jha, de la Escuela de Salud Pública deHarvard.

"Nosotros (los médicos) realmente no consultamos a lospacientes qué quieren y terminamos realizando un montón deprocedimientos", añadió el autor.

La cantidad de pacientes que se somete a una operaciónhacia el final de su vida es mayor en las regiones con gastototal de Medicare elevado, reveló el estudio.

Por ejemplo, la tasa de cirugías en el final de la vida fuetres veces mayor en Munster, en la zona de Indiana, que enHonolulu.

El estudio, que observó datos de más de 1,8 millones debeneficiarios del seguro oficial estadounidense que tenían 65años o más y murieron en el 2008, también halló que cerca deuno de cada cinco pacientes mayores se sometió a unprocedimiento quirúrgico en el último mes de vida.

Los médicos deberían evaluar con más cuidado los beneficiosde las cirugías en los pacientes ancianos antes de realizarprocedimientos que quizá no mejoren su calidad de vida,concluyó Jha.

Además de las diferencias regionales, el estudio encontróque las decisiones sobre si realizar una intervención aancianos estadounidenses durante el último año de sus vidassolían estar más influenciadas por la edad de los pacientes quepor su necesidad o deseo de someterse a ellos.

Las probabilidades de realizar un procedimiento quirúrgicodisminuían significativamente a medida que los pacientesenvejecían, halló el equipo.

Alrededor del 38 por ciento de los pacientes se sometió auna cirugía a los 65 años y el 35 por ciento, a los 80, peroapenas un 24 por ciento lo hizo si había vivido entre los 80 ylos 90 años.

Jha manifestó que los médicos deben hablar con lospacientes que están cerca de la muerte e informarles que unprocedimiento no necesariamente mejorará su calidad de vida.