Público
Público

Muchas fumadoras embarazadas no admiten su adicción: estudio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por Anne Harding

Las mujeres que fuman duranteel embarazo no suelen admitirlo, lo que significa que estánperdiendo la oportunidad de abandonarlo, reveló un estudio.

Fumar eleva el riesgo de parto prematuro y de otrascomplicaciones.

"Lo que esas mujeres están haciendo involuntariamente noles permite recibir orientación para concurrir a los serviciosde cesación tabáquica", dijo a Reuters Health el doctor DavidM. Tappin, de la University of Glasgow, en Escocia.

En Gran Bretaña, la mayoría de las mujeres están"registradas" en las maternidades entre las ocho y las 12semanas de embarazo.

En ese momento, una matrona entrevista a las mujeres y lespregunta si fuma o no. Las que responden que sí reciben unallamada telefónica para participar en un programa de cesacióntabáquica.

"Es un servicio basado en la evidencia y bien organizado.No se les está recomendando que dejen de fumar, sino que se lesda mucho apoyo para lograrlo", dijo Tappin, cuya investigaciónfue publicada en BMJ.

Estudios previos habían demostrado que muchas mujeressiguen fumando en el embarazo, en especial en las zonas máspobres, precisó el equipo de Tappin.

En Escocia, el 38 por ciento de las mujeres en las zonasmás pobres admite que fuma en el embarazo, lo que hace apenasel 8 por ciento que viven en las zonas más ricas.

Existen evidencias de que muchas mujeres que fuman en elembarazo no lo admiten.

Para investigar cuán común podría ser eso, el equipoestudió a una muestra aleatoria de 21.000 mujeres en Escociaoccidental, a las que se les analizaron muestras de sangre enel segundo trimestre para detectar síndrome de Down y defectoscongénitos.

El equipo analizó las muestras de 3.475 de esas mujeres enbúsqueda de cotinina, un derivado de la nicotina que permaneceen sangre por tres días después de fumar un cigarrillo. Luego,comparó los resultados con las respuestas de las mujeres en laentrevista con la matrona.

El 24 por ciento había admitido ser fumadora. Pero laspruebas de sangre revelaron que el 30 por ciento seguíafumando. Las residentes de las zonas más ricas fueron las máspropensas a no admitirlo: el 39 por ciento, a diferencia del 22por ciento de las residentes en las zonas más pobres.

Pero dado que tantas mujeres fumaban en las zonas máscarenciadas, el equipo opina que, allí, el doble de lasembarazadas fumadoras pasarían desapercibidas.

La consulta inicial en las maternidades suele ser agitada ymuchas embarazadas preferirían no admitir el tabaquismo sólopara acelerar la consulta o por vergüenza.

"Hay muchas mujeres que dicen que no fuman porque es lo másfácil. No quieren que la matrona piense que son mala gente",dijo el autor.

En Glasgow, agregó, a las mujeres se les realizan pruebasde aliento para detectar monóxido de carbono en la consultainicial; esos test revelan si la mujer fumó en las últimas 8-10horas.

"No es complicado y nadie se queja", dijo. Y, con el test,se puede identificar al 95 por ciento de las embarazadas quefuman; la entrevista captura sólo a un 75 por ciento.

Y las mujeres que no admiten fumar son tan propensas comolas que sí lo hacen a buscar ayuda para dejar de fumar. "Nocreo que esas mujeres que dan una respuesta falsa seandistintas a las demás", finalizó el experto.

FUENTE: BMJ Online First, 29 de octubre del 2009