Público
Público

Muere el bebé nacido por cesárea al ser atropellada su madre

El hospital La Paz ha confirmado que el fallecimiento se produjo a la una de la madrugada

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El bebé de Khadija el Haddad, la mujer de 29 años y origen marroquí que murió el pasado 17 tras ser atropellada, ha fallecido esta madrugada en el hospital La Paz de Madrid, según ha confirmado el gabinete de prensa. 

La situación del pequeño era crítica desde que el pasado domingo por la tarde fuera arrollada Khadija por un vehículo cuando cruzaba por un paso de cebra en la localidad madrileña de Collado Villalba. Los médicos del servicio regional de urgencia médica de la Comunidad de Madrid (Summa 112) practicaron con éxito a la embarazada una cesárea post mórtem para intentar salvar así la vida del feto, que estaba en el noveno mes de gestación.

El bebé nació con tres kilos y fue trasladado al hospital Puerta de Hierro de Majadahonda, pero debido al estado crítico que presentaba fue conducido a La Paz, donde los médicos estaban pendientes de su evolución en la unidad de cuidados intensivos neonatales.

La muerte del bebé, según han precisado fuentes del centro hospitalario, se ha producido a la una de la madrugada. Dada la extrema gravedad del bebé, los médicos han explicado la situación a la familia y ésta firmó un documento 'en el que aceptaba la limitación del esfuerzo terapéutico', es decir, que no se le mantuviera con vida artificialmente.

La titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Collado Villalba se reunió ayer por la mañana con familiares de Khadija el Haddad para abordar los detalles de la repatriación del cadáver de la mujer, según señalaron fuentes jurídicas. En los próximos días, aunque no antes del lunes, según las mismas fuentes, la juez tomará declaración a varios testigos del accidente y al conductor del vehículo, un jubilado de 66 años, que atropelló a la embarazada y que se encuentra en libertad acusado de un delito de homicidio por imprudencia.

El conductor, según la Guardia Civil, pudo deslumbrarse por el sol en el momento en que la víctima cruzaba por un paso de cebra de la calle Camino del Molino del municipio de Collado Villalba, lo que provocó que la arrollara y le causara la muerte.

Abdeslam Yaaquobi, tío abuelo del pequeño, acudió ayer al mediodía junto con otros familiares a la mezquita de la M-30 a la oración y posterior funeral por la joven madre marroquí. El cuerpo de Khadija había sido trasladado sobre las seis de la mañana del martes desde el Instituto Anatómico Forense a la mezquita madrileña donde, según ha señalado personal de la funeraria, permanecerá hasta que sea repatriado a Marruecos.

Rachid Jahah, padre del bebé y esposo de la víctima, se mostraba mientras permanecía en el exterior de la mezquita, muy abatido, con la cabeza cubierta por una capucha y caminando detrás del féretro de su mujer cuando éste era introducido en la sala donde se celebraba el funeral. Antes de asistir a la ceremonia, Rachid visitó a su hijo recién nacido en el hospital y fue informado de la gravedad del estado del bebé, según comentó su tío.