Público
Público

Muere la doctora tiroteada en un centro de salud de Murcia

Un hombre entró en el centro y disparó a la doctora y a un conductor de ambulancia. La médico, herida en la cabeza y en el pecho, muere pocas horas después

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A primera hora de este miércoles por la tarde el hospital de La Arrixaca de Murcia confirmaba el fallecimiento de la médico María Eugenia M.M de 34 años, quien el martes por la noche recibió cuatro disparos en la cabeza y en el pecho mientras estaba de guardia en el centro de salud de la localidad de Moratalla (Murcia). Un hombre, taxista jubilado de 74 años, entró en el centro sanitario y disparó varias veces hiriendo a la doctora que murió pocas horas después.

Según las informaciones oficiales, un hombre entró a las doce y media de la noche en el centro de salud y disparó contra la doctora, que se encontraba de guardia, y un conductor de ambulancia, en este caso un sólo tiro, sin que se conozcan las causas por el momento.

La doctora ingresó con pronostico muy grave en el hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia, mientras que el conductor de ambulancia feu trasladado al hospital de Caravaca de la Cruz, donde está siendo atendido de su herida. El hombre detenido tras disparar anoche ha sido identificado como P.N.M, de 74 años, taxista jubilado, han informado fuentes de la Delegación del Gobierno en un comunicado.

Según las primeras investigaciones de la Guardia Civil, el autor de la agresión, se presentó en la tarde del martes en el citado centro sanitario para ser tratado de un problema de salud, al parecer de tipo asmático. Con posterioridad se desplazó para consultar sobre el mismo asunto a Caravaca de la Cruz, ya que, al parecer, no estaba conforme con la asistencia recibida.

A su regreso a Moratalla y armado con un revólver se presentó de nuevo en el Centro de Salud y disparó en primer lugar contra la doctora, que estaba de guardia, y a continuación contra el conductor de la ambulancia que se acercó al lugar al oír los disparos.

El jubilado dijo a los agentes de la Guardia Civil que el arma, un revólver marca Astra del calibre 32, la encontró hace unos 15 ó 20 años en el taxi, cuando ejercía su profesión en Barcelona.

De estos hechos se tuvo conocimiento en la Guardia Civil sobre la 1 de la madrugada a través de una llamada efectuada a la Central Operativa de Servicios de la Comandancia, en la que se comunicaba que un individuo armado había efectuado varios disparos en el Centro de Salud y había herido de gravedad a dos personas.