Publicado: 09.03.2014 11:17 |Actualizado: 09.03.2014 11:17

Muere Gérard Mortier, exdirector artístico del Teatro Real

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El director de ópera y exdirector artístico del Teatro Real Gérard Mortier ha fallecido a los 70 años de edad en Bruselas a causa de un cáncer de páncreas. Mortier ha fallecido esta noche "rodeado de amigos y familiares", según informan fuentes cercanas a la familia.

Tras tres años al frente de la dirección artística del Teatro Real, el pasado verano, al ser diagnisticado de su enfermedad, fue sustituido por Juan Matabosch. Actualmente era consejero artístico del teatro, donde realizaba funciones de supervisión, difusión y promoción internacional de las nuevas producciones

Doctor en Derecho y diplomado en Prensa y Comunicación, su primer trabajo en el mundo operístico fue como asistente del director del Festival de Flandes. De 1973 a 1980 colaboró como director artístico del director de orquesta Christoph von Dhonanyi en las localidades alemanas de Dusseldorf, Fráncfort y Hamburgo. Después fue llamado por Rolf Liebermann y Hugues Gall para colaborar en la Ópera de París.

En 1981 fue nombrado director del Teatro Real de la Monnaie (Bruselas), y convirtió la capital belga en un referente del arte lírico en Europa. Para ello se rodeó de importantes nombres de la escena y de nuevos talentos, a la vez que organizó una atractiva programación. Entre 1988 y 1989 intervino en la preparación del proyecto de la Ópera de la Bastilla en París y, en 1991, se hizo cargo de la dirección del Festival de Salzburgo, cargo en el que sucedió a Herbert von Karajan. Su gestión al frente del festival de la ciudad austríaca se distinguió por la renovación de la programación, la búsqueda de nuevas audiencias y la modernización del Festival.

Durante las diez temporadas que estuvo al frente del Festival de Salzburgo logró importantes éxitos a pesar de las fuertes resistencias a las que hubo de hacer frente. Después el Gobierno de la región alemana de Renania del Norte-Westfalia le ofreció en 2001 el desafío de crear y dirigir en la región del Ruhr el festival "Ruhr-Triennale 2002-2004". Ese último año fue nombrado director de la Ópera de París, de la que era director delegado desde diciembre de 2001.

Su intención de revolucionar la escena operística de Nueva York, de la que se iba a hacer cargo en 2009, se vio frustrada tras renunciar a dirigir la ópera de la ciudad estadounidense en 2008 por los recortes en gastos de la institución. La crisis económica hizo que los 60 millones de dólares presupuestados inicialmente se convirtieran en 36 millones, lo que, según el propio Mortier, era una cantidad menor que el presupuesto del teatro de ópera más pequeño de Francia y un diez por ciento que el de la Ópera de París.

De noviembre de 2008 a septiembre de 2013 estuvo al frente del Teatro Real de Madrid, que quiso convertir en "un laboratorio de la ópera del siglo XXI". Pero la gestión del belga fue muy criticada y provocó su relevo, a pesar de que su contrato vencía en 2016, por el español Joan Matabosch.

Entre sus iniciativas artísticas figuran una aplaudida versión en concierto de la única ópera de Arnold Schönberg, "Moses und Aron" (2012), propuesta conjunta del entonces intendente del Real con la Philharmonie de Berlín y el Festival de Lucerna, pero también un desafío fallido: el montaje que el ruso Dmitri Tcherniakov hizo de "Don Giovanni" (2013). Esta versión de la obra mozartiana desató un coro de abucheos en cada función, incidente que Mortier calificó de "boicot organizado".

El gestor belga suscitó mucha polémica con esa voluntad suya de transgredir las convenciones para -como decía- acabar con el estancamiento y la comodidad musical y suscitar así emoción y reflexión en el público español. En 2011 recibió críticas por parte de la lírica española tras asegurar en una conferencia de prensa que en España hacía falta un "taller lírico" que enseñara "estilo" a los intérpretes españoles.

En 2013 también fue criticado por sus declaraciones en una entrevista al semanario austríaco Falter sobre la Filarmónica de Viena, de la que Mortier opinó que podría hacerlo mejor y tachó su programa de "desastre". La respuesta fue rápida y contundente por el directivo austríaco Dominique Meyer, que afirmó que no colaboraría con el Teatro Real mientras estuviera al mando Gerard Mortier.

Además, en septiembre, Mortier que se encontraba en Alemania tratándose de un cáncer, dijo en una entrevista al periódico El País que no esperaría a 2016 para dejar su cargo de intendente en el Real si Cultura "imponía" un sucesor, declaraciones que no gustaron en la Secretaría de Estado. Y el 11 de septiembre, fue destituido y nombrado Joan Matabosch como sustituto al frente del coliseo madrileño.

Mortier poseía los títulos de Gran Oficial de la Orden de Leopoldo de Bélgica, Caballero de la Legión de Honor y Comendador de la Orden de las Artes y las Letras de Francia, Medalla de Oro Gloria Artis de Polonia y miembro distinguido del Wissenschaftskolleg de Berlín, además de los doctorados "honoris causa" por las Universidades de Amberes (Bélgica) y Salzburgo.