Público
Público

Muere un héroe que salvó a los huéspedes de un hotel de Mumbai

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El empleado de un hotel de Mumbai que fue tiroteado mientras intentaba salvar a varios huéspedes durante las 60 horas de caos y violencia desencadenadas por islamistas armados la semana pasada murió a causa de sus heridas, dijeron el jueves médicos y familiares.

Rajan Kamble, empleado del área de mantenimiento en el hotel Taj Mahal, murió el miércoles, exactamente una semana después de que extremistas armados atacaran varios lugares de Mumbai, entre ellos dos hoteles de lujo, provocando la muerte de 171 personas y más de 300 heridos.

Kamble, que recibió balazos en la espalda que le perforaron el estómago y le desprendieron los intestinos, esperó ayuda durante horas. Finalmente fue rescatado por los militares junto a los huéspedes que le acompañaban.

El empleado se encontraba cerca del vestíbulo del Taj cuando irrumpieron cuatro hombres que comenzaron a disparar indiscriminadamente.

Kamble y otros empleados lograron recobrarse del caos inicial y condujeron a los huéspedes por la zona de servicio escaleras arriba, donde se enfrentaron repentinamente con uno de los atacantes.

Cuando el agresor disparó, una bala alcanzó a Kamble, de 48 años. Los huéspedes corrieron entonces a refugiarse en una de las habitaciones del hotel, arrastrando al personal herido con ellos.

"Si él no hubiera estado allí, tal vez uno de nosotros hubiera sido tiroteado", dijo a Reuters Prashant Mangeshikar, un médico que estuvo con Kamble.

El intestino de Kamble le colgaba de un enorme orificio en el abdomen y los huéspedes usaron sábanas para tratar de colocarlo en su sitio.

A medida que se van conociendo las historias de lo sucedido en los hoteles, los huéspedes dicen una y otra vez que los empleados los protegieron, los escondieron o los alejaron de los asaltantes en el Taj y el Trident/Oberoi, el otro hotel que fue atacado.

El papel que tuvo el personal, que conocía los atajos para ponerse a salvo y dónde estaban las salidas de emergencia, fue de un valor incalculable.

Kamble había trabajado durante casi dos décadas en el hotel de 105 años y deja esposa y dos hijos, de dos y ocho años.

"Su esposa está desconcertada", dijo Satish Patil, un amigo de la familia que fue a recoger el cuerpo. "No sabemos qué decirle".