Público
Público

Muere Jordi Dauder, actor contra la injusticia

El papel en 'Camino' le valió el Goya al mejor actor secundario

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El actor Jordi Dauder murió la noche del jueves a los 73 años en el Hospital Ruber de Madrid. Se fue luchando contra un cáncer que no consiguió quitarle las ganas de contagiar unas ideas que bebían de la izquierda más revolucionaria y popular. Así lo demostró cuando recogió el Premio de Honor que la Academia del Cine Catalán le otorgó en la pasada edición de los Premios Gaudí. Dauder aprovechó la ocasión para manifestar que el galardón 'es el estímulo para seguir luchando por nuestra República'. Una opción política que nunca descartó.

A pesar de haber participado en más de 60 películas, y de haber trabajado en teatro y televisión, Jordi Dauder empezó a desempeñar su vocación de actor con los 40 años cumplidos. Los que lo conocieron afirman que las aptitudes interpretativas las tuvo siempre, pero que el franquismo repercutió en su carrera creativa, como sucedió a tantos otros durante la España de los sesenta y setenta.

Dauder trabajó para Vicente Aranda, Pere Portabella y Jaume Balagueró

Militante de la LCR (Liga Comunista Revolucinaria), Jordi Dauder volvió a Barcelona en 1978, tras 15 años de exilio político en París, y se puso a trabajar en la librería Leviatán, que dos de sus amigos y cómplices ideológicos habían montado en el barrio Gótico de la ciudad. Uno de ellos cuenta que Dauder era un librero excelente y un 'gran seductor'.

Entre los lectores habituales de aquella librería que fue un punto de encuentro para los militantes antifranquistas, estaba Miguel Riera que le ofreció coordinar la revista literaria Quimera. Entonces, abandonó la faceta de librero, pero no la literatura. Dauder escribió poemas durante toda su vida y participó en numerosos recitales.

El ganador del Goya al Mejor Actor Secundario en 2009 por su papel de cura del Opus Dei en la película Camino, de Javier Fesser, empezó a actuar en los teatros barceloneses tras ser descubierto por Pepe Sanchís Sinisterra, del Teatro Fronterizo. De los escenarios de la ciudad, saltó al cine y trabajó para Vicente Aranda en Si te dicen que caí (1989), Pere Portabella en Puente de Varsovia (1990), Marc Recha en El árbol de las cerezas (1999), y Jaume Balagueró en Los sin nombre (1999).

Se identificó con el papel que interpretó en Tierra y libertad', de Ken Loach

Sus últimos trabajos en cine fueron en Lope, de Andrucha Waddington; El monje, de Dominik Moll, y Catalunya Über Alles, de Ramón Térmens, que se estrenará el próximo 30 de septiembre.

l.En la pequeña pantalla tampoco le fue nada ma Interpretar a Mateu Montsolís, el malo malísimo de Nissaga de poder, un culebrón de la cadena autonómica catalana, le lanzó al gran público. Y participó en otras series de televisión como Los misterios de Laura, Herederos, El comisario o Los hombres de Paco.

Dado que se incorporó al oficio más tarde de lo que hubiera deseado, trabajó sin tregua y tampoco cerró las puertas al doblaje. Dauder fue la voz de Gregory Peck, Rod Steiger, Nick Nolte o Richard Harris. También prestó su voz en películas como Gladiator o La guerra de las galaxias.

Uno de los muchos que ha lamentado el fallecimiento del actor ha sido el conseller catalán de Cultura, Ferran Mascarell, que quiso subrayar 'su compromiso social y cultural, su pasión por la lectura y los libros, y su constante lucha en favor de los principios de la libertad y la justicia social' .

Como hombre comprometido con los valores enumerados por Mascarell, Dauder disfrutó poniéndose en la piel de Manuel Azaña en Azaña, cuatro días de julio, película por la que en enero de 2009 recibió el Premio Gaudí de la Academia de Cine Catalán al mejor actor protagonista. Pero donde dio rienda suelta a su visión del mundo y se implicó totalmente con el personaje que le tocó interpretar, fue en Tierra y libertad, de Ken Loach. Dauder se identificaba con aquel labrador que con su trabajo defendía la libertad.