Público
Público

Muere un manifestante y otro resulta herido en choques con la policía en Adén

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un manifestante murió hoy y otro resultó herido cuando la Policía disparó contra cientos de personas que protestaban contra el régimen yemení en la ciudad portuaria de Adén, en el sur del Yemen, informó una fuente médica.

La víctima mortal es un joven de 17 años que recibió un tiro en la cabeza, explicó a Efe una fuente del hospital del barrio de Sheij Ozman en Adén.

Testigos del incidente dijeron que cientos de manifestantes quemaron neumáticos y levantaron barricadas en las calles del barrio antes de ser dispersados por la Policía, que abrió fuego y lanzó bombas lacrimógenas.

También en la capital yemení, miles de opositores al presidente Ali Abdalá Saleh se congregaron hoy en los alrededores de la Universidad de Saná.

Los partidos de oposición habían anunciado que movilizarían a sus simpatizantes a unirse a las protestas en este lugar, escenario de manifestaciones en los últimos días.

Estas protestas se producen a pesar de que hoy el presidente yemení reiteró su invitación a la oposición para que participe en un diálogo con el partido gobernante y expresó su disposición a satisfacer las demandas de los opositores.

"Les hemos invitado al diálogo y a sentarse en la mesa de negociaciones y estamos dispuestos a cumplir con sus demandas, si son legítimas", dijo Saleh en un discurso ante miles de sus seguidores en Saná.

La presión de los grupos opositores forzó al mandatario el pasado día 2 a comprometerse a congelar las reformas constitucionales que quería efectuar para no limitar el número de mandatos presidenciales y a abrir un diálogo con la oposición.

Los choques entre manifestantes y fuerzas de seguridad de hoy en Adén no son los primeros que se registran en esta ciudad, donde el pasado viernes al menos hubo tres muertos en una protesta en la que miles de personas pedían reformas políticas y la caída del presidente.

Yemen, al igual que otros países de la región, es escenario de numerosas protestas políticas, que se recrudecieron a partir del 12 de febrero, un día después de la renuncia del entonces presidente egipcio Hosni Mubarak.